Integra a los partidarios de Garamendi en las comisiones

Rosell diseña una cúpula territorial y deja fuera a los sectores

El dirigente de CEOE, Juan Rosell. EFEArchivo
El dirigente de CEOE, Juan Rosell. EFE/Archivo EFE

Lo prometido es deuda. Y el recién reelegido presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, había prometido en su campaña que la organización empresarial solo tendría cuatro vicepresidentes a pesar de que los estatutos le permitían nombrar hasta cinco.

Al haber optado por este escaso número de vicepresidencias –la patronal ha llegado a tener trece– Rosell tenía muy complicado el reparto de poder en la cúpula empresarial. Finalmente optó por primar el apoyo recibido de los territorios a su candidatura y nombrar a los presidentes de la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro;de la catalana, Joaquín Gay de Montella;y de la valenciana, José Vicente González. El cuarto vicepresidente, le vino impuesto por los estatutos, y será su rival y presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme), principal organización de CEOE.

De esta forma, Rosell se apoyará en los dirigentes territoriales para este segundo mandato, a pesar de que representan poco más del 30% de los votos en CEOE frente al resto que ostentan las patronales sectoriales.

Fuentes empresariales restaban ayer importancia a esta concentración del poder territorial en las presidencias. “Lo que cuenta es el día a día y que el comité ejecutivo y los presidentes de las comisiones reflejen adecuadamente el reparto de poderes”, indicaban.

El propio presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, aseguraba ayer no sentirse aislado en la cúpula patronal a pesar de que los otros tres vicepresidentes han sido los principales apoyos de Rosell para ser reelegido al frente de la patronal. “No estoy solo –aseguraba ayer Garamendi– estoy acompañado por el 100% de los empresarios, independientemente de las elecciones, y a disposición de Rosell”. “Los dos trabajamos con lealtad”, dijo.

A pesar de haber protagonizado una campaña dura y tensa;y pese al visible enfado de Rosell, minutos después de saberse ganador, por haber conseguido una estrechisima victoria por tan solo 33 votos (de más de 750), ambos dirigentes patronales se han reunido en los últimos días –junto con el secretario general de CEOE, que seguirá siendo, al menos de momento, José María Lacasa– para diseñar la composición y los nombres de los 54 miembros del comité ejecutivo y de las comisiones.

Es precisamente en estos órganos donde Rosell ha mantenido el peso de Garamendi y sus seguidores. El propio presidente de Cepyme presidirá una de las comisiones más importantes en el funcionamiento interno de la organización, la de régimen interno. Y dos de sus principales seguidores: Javier Ferrer (Confemetal) y Juan Lazcano (Construcción, CNC) presidirán las comisiones de industria y energía e infraestructuras y urbanismo, respectivamente. Mientras que Rosell entregó otras comisiones algunos des sus partidarios: Juan Pablo Lázaro (CEIM) y Julian Núñez (Seopan, grandes constructoras), que dirigirán las comisiones de presupuestos y la de concesiones y servicios, respectivamente.

 

El Comité Ejecutivo contará con tres ‘invitados’

Entre las novedades contenidas en los Estatutos de CEOE se encuentra la posibilidad de incorporar al Comité Ejecutivo, donde están representados los principales sectores y territorios, hasta cinco personas de reconocido prestigio en el mundo económico y de la empresa. Se trataría de una suerte de invitados de este órgano de dirección que tendrían voz pero no voto en las decisiones que se adoptaran y, en ningún caso, podrían participar en los procesos electorales. Rosell optó por nombrar a tres de los cinco invitados posibles, según fuentes de la patronal. Dentro de esa categoría, el presidente de la patronal incorporó a Miguel Mirones, actual presidente de la sección privada de la Organización Mundial del Turismo (OMT), aquella en la que están representadas las empresas y las universidades.

También participará en calidad de invitada Marta Martí, presidenta de la Comisión de Emprendimiento y Pymes de la patronal europea Business Europe, ya presente en la Junta Directiva de CEOE y con una amplia trayectoria al frente de los jóvenes empresarios. Y finalmente ocupará el tercer sillón, en calidad de empresario de renombre, Clemente González Soler, presidente de Alibérico, el gigante español de la transformación del aluminio. Otra de las incorporaciones al Comité Ejecutivo fue la del vicepresidente de Telefónica, Julio Linares, aunque en esta ocasión lo hace en representación de la Asociación de Empresas de Servisios de Telecomunicaciones (AEST).

Por su parte, el Comité Ejecutivo de Cepyme celebrado por la tarde descartó que exista división en la patronal y respaldó el reparto de poder efectuado en las comisiones. Además, marcó la hoja de ruta que definirá la acción de esta asociación en los próximos meses.