Los grandes almacenes acogen a chefs de relieve

Un Corte Inglés con siete estrellas

Jordi Roca (Rocambolesc), David Muñoz (StreetXo) y el mexicano Roberto Ruiz (Cascabel).
Jordi Roca (Rocambolesc), David Muñoz (StreetXo) y el mexicano Roberto Ruiz (Cascabel).

Tres vecinos, bien avenidos, que suman siete estrellas Michelin entre ellos:David Muñoz, tres estrellas por DiverXo (el único restaurante de Madrid con esta distinción), Jordi Roca, con otras tres por El Celler de Can Roca (Girona) y Roberto Ruiz, el primer mexicano de Europa que obtiene una estrella por Punto MX.

Y un escenario de 800 metros cuadrados:la séptima planta de El Corte Inglés, en Serrano 52, el sexto Gourmet Experience que se inaugura en España. Un apuesta por la gastronomía, que en Madrid, tal y como aseguró ayer David Muñoz, siempre ha “estado ninguneada”. Y en esta ciudad hay mucho talento gastronómico, apuntó el chico de la cresta, desde la barra de color rojo que preside StreetXo, el espacio de 220 metros cuadrados, que cuenta con una de las mejores cocinas de España. “Es un Ferrari”, señaló Muñoz.

La inversión en este local, con una terraza orientada hacia la calle Ayala y decorado por el interiorista Lázaro Rosa-Violán, ha sido, según explicó de 800.000 euros, cifra discreta si se compara con los dos millones de euros que invertirá en el StreetXo que abrirá en el barrio de Mayfair Londres a finales de marzo. La siguiente parada, a finales de año será en Nueva York, y en 2016 tiene previsto inaugurar este formato de cocina callejera en Asia.

En StreetXo trabajan 25 personas, no hay servicio de camareros ni de sumiller, solo 18 cocineros. “Aquí puedo hacer alta cocina a un precio asequible porque hemos renunciado al servicio desala, que es lo más caro”. Su propuesta es una cocina “salvaje, llena de sabor”, con una coctelería creativa a cargo del barman Carlos Moreno.

Del rojo de StreetXo al verde de Cascabel, la antojería, decorada por Eugenio Caballero (un Oscar por el Laberinto del fauno) y regentada por el chef Roberto Ruiz, su esposa María Fernández (encargada de ejecutar la obra) y sus socios Martin Eccius y Pablo Artamendi. Una cocina que permanecerá abierta todo el día, y en la que trabajarán 18 personas, siguiendo las costumbres mexicanas. “Será una cocina para compartir, para comer a todas horas, donde no faltarán los tequilas, los mezcales y los cócteles. Vamos a seguir enchilando Madrid”, apuntó Ruiz.

Como tampoco faltará otra de las señas de identidad que han hecho grande la cocina de Punto MX, como son las tortillas elaboradas de manera artesanal en la sala. Y si por algo va a dar que hablar en Madrid este local, según su chef, es por el machete, un costillón de res norteño de 1,2 kilos para compartir.

El vecino más dulce es Jordi Roca y su esposa, la pastelera Alejandra Rivas, al frente de Rocambolesc, la tercera heladería del hermano pequeño de los Roca y la primera en Madrid. Decorado por Sandra Tarruella, ofrecen sabores de helados: manzana asada, chocolate, vainilla, yogur;bollería, cafés y hasta el perfume Nube de limón, elaborado por Roca a partir de un postre.