Crecen a un ritmo del 4,5%

Las ventas de la gran empresa avanzan a su mayor ritmo desde 2010

Una mujer revisa una prenda en un gran almacén.
Una mujer revisa una prenda en un gran almacén. EFE

La situación económica de España se encuentra muy lejos de ser idónea, pero hay ciertos elementos que ofrecen argumentos a los que ven la botella medio llena. Las ventas de las grandes empresas aumentaron en noviembre un 4,5%, según los datos corregidos y deflactados publicados ayer por la Agencia Tributaria. Supone el decimosegundo mes consecutivo en positivo y el mayor incremento desde marzo de 2010. Este indicador acumuló tasas negativas desde septiembre de 2011 hasta agosto de 2013. En términos nominales, las ventas avanzaron un moderado 1% por el impacto negativo del calendario laboral y la caída de precios.

La Agencia Tributaria señala que “las ventas interiores se aceleraron, pero fue sobre todo el crecimiento de las exportaciones lo que explica la elevada tasa de noviembre”. En este sentido, los datos reflejan que las exportaciones aumentaron un 9,1%, influenciadas por el repunte en las ventas de países que no forman parte de la Unión Europea. Los intercambios con los socios comunitarios pierden fuelle, aunque siguen en tasas positivas. Se incrementó un 7,8% en lo que va de año.

El cambio de tendencia a mejor también se refleja en el incremento de la plantilla. El número de empleados en nómina de las grandes empresas aumentó un 1,9% en noviembre respecto al mismo mes del año anterior. Desde febrero de 2008 no se registraba un avance tan significativo. Aun así, ello no se traslada a los salarios. La retribución bruta medio disminuyó un 0,5% y consolida la reducción media acumulada en el año del 0,3%. Una circunstancia positiva para el Gobierno o el Banco de España, que defienden que la moderación salarial es un factor relevante para que España gane competitividad.

La confianza económica, en su nivel más alto en siete años

La confianza económica de España se situó en diciembre en su nivel más alto desde junio de 2007, antes del estallido de la crisis financiera que derivó en la Gran Recesión, al alcanzar los 105,6 puntos, frente a los 104,2 del mes anterior, gracias a la mejora experimentada entre los consumidores, los servicios y el comercio minorista, según refleja el indicador elaborado por la Comisión Europea.

En concreto, la confianza del sector servicios mejoró en diciembre hasta 20,7 puntos, frente a los 12,9 de noviembre, mientras que entre los consumidores se sitúa en -7,1 desde -11,8 un mes antes. A su vez, la confianza del comercio minorista mejoró a 10 puntos.

Por el contrario, el dato de confianza en el sector de la construcción bajó a 25,1 puntos negativos desde -23,1 en noviembre, mientras que la confianza de la industria bajó a -5,8 puntos desde los -4 el mes anterior.

La notable mejoría de la confianza económica de España solo ha tenido eco en diciembre en Italia entre las mayores economías de la zona euro, puesto que el indicador del país transalpino subió en diciembre a 97,5 puntos desde los 96,2 del mes anterior, mientras se mantuvo estable en Alemania y Países Bajos y bajó en Francia a 96,1 puntos desde 97,7 en noviembre. En el conjunto de la zona euro, la confianza económica cerró diciembre en 100,7 puntos.