La liberalización de las rebajas

El comercio explota todos los recursos legales para poder abrir más festivos

Varias personas ante un comercio en rebajas en la Gran Vía de Madrid.
Varias personas ante un comercio en rebajas en la Gran Vía de Madrid. EFE

La apuesta del Ejecutivo por liberalizar los horarios comerciales ha encontrado por ahora escasa acogida. Así, al menos, se puede concluir una vez que se revisa el calendario de aperturas en festivos de las comunidades autónomas aprobado para 2015. Madrid es la única región cuyos establecimientos disponen de libertad absoluta para abrir todos los festivos del año. El resto se ha acogido al mínimo fijado por la Secretaría de Estado de Comercio (10 festivos de apertura como mínimo y 90 horas a la semana). Diez autonomías han optado por esos límites e incluso en otras dos (Navarra o País Vasco), las aperturas en festivos se limitan a 9 y 8 días. Las únicas que han ido más allá han sido Baleares, con 15 días, y Castilla-La Mancha y Murcia, con 12.

Un balance que podría ser considerado decepcionante si no fuera porque las nuevas condiciones de apertura venían acompañadas de otras dos medidas que sí han servido para cambiar el statu quo del comercio. En primer lugar, la Secretaría de Estado de Comercio liberalizó los períodos de rebajas, tradicionalmente limitados a las de invierno y las de verano. Toda aquella empresa que quisiera ofrecer descuentos en sus productos lo podría hacer a lo largo de todo el año si con ello conseguía atraer más clientes y al mismo tiempo mejorar su facturación. Y ese es el vericueto legal que han utilizado muchos comercios estas navidades para esquivar el límite de aperturas que marca cada comunidad autónoma.

El 80% de las tiendas inició las rebajas en Andalucía el 2 de enero

En principio, las rebajas arrancaban el día 7, pero muchas han optado por iniciarlas el día 2, lo que implicaba abrir en festivos que no estaban marcados en sus calendarios. Un contratiempo que podían solventar acogiéndose a la libertad para fijar los períodos de rebajas. Así ha sucedido, por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, donde muchos establecimientos de Alicante aprovecharon el 2 de enero para abrir ininterrumpidamente sus establecimientos hasta que finalice la Navidad.

Pero quizá el caso más ilustrativo es Cataluña, donde la derogación de la restrictiva ley autonómica de horarios comerciales, hecha pública el 3 de diciembre, daba libertad a los locales de hasta 300 metros cuadrados para abrir con total libertad. La cadena textil Desigual abrió ese camino, lo que le costó una sanción por parte de la Generalitat al abrir un domingo de diciembre que no estaba incluido en el calendario oficial de aperturas. Y detrás de ella, tal y como reconocen fuentes empresariales, han ido un gran número de tiendas grandes y pequeñas. “No se puede desaprovechar este momento”, apuntan.

El debate sobre la relación entre libertad y creación de empleo

La crisis ha sido devastadora para el sector del comercio. Las ventas minoristas encadenaron 38 meses de caída consecutiva, lo que significa que descendieron ininterrumpidamente desde agosto de 2010 a octubre de 2013. Por ese camino se quedaron millares de compañías, incapaces de afrontar un desplome sin precedentes de la facturación.

En ese contexto, el Ejecutivo aprobó en el verano una serie de medidas dirigidas a que los comercios pudieran abrir más horas con dos objetivos: paliar el desplome de las ventas y generar más puestos de trabajo. El primer objetivo se ha conseguido parcialmente, ya que en los primeros once meses de 2014, las ventas minoristas, corregidas de efectos estacionales y de calendario, han crecido un 0,4% interanual de media. El segundo, sin embargo, es objeto de controversia, ya que cada autonomía presenta su balance en función de su mayor o menor afinidad a la libertad de horarios. Los datos del INE muestran que los mayores incrementos se han producido en las comunidades más turísticas. En el tercer trimestre, últimos datos disponibles, las que más empleo crearon fueron Cataluña con 23.100 ocupados más (7,7% más), Andalucía con 11.200 ocupados más (3,5% más), Madrid con 10.500 ocupados más (3,8% más), Canarias con 8.300 ocupados más (8,1% más) y Castilla y León con 7.100 ocupados más (7,7% más).

Unos datos que no se corresponden con la tesis defendida por Madrid, la más liberal en materia de horarios comerciales, que siempre ha propugnado que abrir más horas y más festivos estimula el empleo. En el lado opuesto se sitúa Pimec, la patronal de las pequeñas y medianas empresas de Cataluña, que rechaza esos argumentos y cree que el impulso liberalizador en el comercio ha sido un fracaso.

En medio del debate, las estadísticas que maneja la Secretaría de Estado de Comercio revelan que en diciembre, el número de afiliados medios ligados a actividades comerciales superó los tres millones, un nivel que no se alcanzaba desde julio de 2012.

Un efecto similar se ha producido en Andalucía, donde el 80% de los establecimientos no ha esperado al 7 de enero para iniciar las rebajas. Según las estimaciones de la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), ese es el porcentaje de locales que han optado por abrir antes para tratar de estimular sus ventas. Fuera de esa tendencia se han quedado dos grandes cadenas (Inditex y Corté Ingles) que han preferido esperar al día 7. “Las grandes quieren los períodos tradicionales porque sus clientes están acostumbrados a esas fechas”, aseguran desde Economía.