José María Tarragó, consejero delegado de Carbures

“Queremos reconstruir el proyecto de Carbures”

José María Tarragó, consejero delegado de Carbures
José María Tarragó, consejero delegado de Carbures

El grupo industrial Carbures volvió ayer a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil, tras haber estado suspendido desde el pasado 8 de octubre. El informe de auditoría de PwC salió a la luz el pasado viernes, por lo que la suspensión fue levantada en el día de ayer, 5 de enero.

Pregunta. ¿Están confiados en que todo acabará bien?
Respuesta. Yo confío en Carbures, que tiene un proyecto ganador. Les pedí a los auditores que, si tenían que darnos un golpe, debía producirse lo antes posible. Lo que queremos es empezar a reconstruir el proyecto. No estoy preocupado, sino que estoy ocupado.

Ingenieros con larga trayectoria profesional

Preguntado por las previsiones que tiene la compañía de cara al ejercicio 2015, Tarragó hace hincapié en que la compañía se centrará al máximo en su core business. “Diseñaremos y fabricaremos piezas en fibra de carbono, gracias al trabajo de un nutrido grupo de profesionales de la ingeniería con larga experiencia en diferentes sectores industriales”, subraya.

La composición del nuevo órgano de máximo gobierno de la compañía, que se dará a conocer “en próximas fechas” cuenta igualmente con “personas expertas en el mundo industrial”, según el consejero delegado. “La nueva directora ha trabajado durante 15 años en el sector de la automoción y el nuevo controller fue empleado de Acciona”. Tarragó y el presidente no ejecutivo, Rafael Contreras, son los dos únicos nombres del anterior consejo de administración de Carbures que conservarán un puesto en este órgano.

El responsable saca pecho por las nuevas comisiones –de auditoría y de cargos y retribuciones– de la compañía. “Estoy tranquilo por el hecho de que me van a fiscalizar”, destaca Tarragó.

En cuanto a las formas de financiación que Carbures usará a partir de ahora, Tarragó explica que la compañía se basará en una combinación de emisión de bonos, ampliación de capital y crédito bancario a largo plazo. El responsable explica que “estamos terminando el plan de negocio a cuatro años y el importe viene muy vinculado al crecimiento”. Y añade que “una compañía que fabrica piezas para automoción debería tener un tamaño aproximado de 1.000 millones de euros, pero no queremos precipitarnos”. Ahora, la operativa industrial es la que va marcando el ritmo de crecimiento de Carbures. “El área financiera anterior quiso ir demasiado rápido, aunque el crecimiento llevaba una velocidad considerable”, remarca Tarragó. El responsable señala que las cifras obtenidas en 2014 y 2015 son muy superiores a las que estaban previstas en el plan de negocio diseñado en 2012.

¿Admiten errores en la forma de computar los estados financieros?

CARBURES EUROPE SA 0,29 -0,68%
El auditor los ha puesto sobre la mesa y nosotros los aceptamos. De hecho, la auditoría sugiere (no obliga) cómo hacer nuestra contabilidad para no poner salvedades. Nosotros no queríamos llevar los ingresos por nuestro contrato con la empresa china más allá de 2014, pero ellos nos sugirieron no contabilizar los ingresos hasta que no hubieran sido cobrados. Así, que fueron trasladados a 2015. Creo que las dos causas por la que se suspendió la cotización han tenido un resultado final muy débil. Nosotros computaremos nuestras cuentas con los criterios que usan las empresas de primera división.

¿Qué van a hacer para aumentar la confianza del inversor?
Debemos darnos cuenta de la realidad. Esta es una compañía que, a pesar de todos los ajustes que se han hecho, ha pasado de un nivel de ventas de 20 millones en 2013 a cerca de 60 en 2014,triplicando el año anterior, y por encima de 110 en 2015. En 2014, tienes un ebitda negativo pero básicamente porque el principal proyecto ha sido trasladado a próximos ejercicios. En 2015, solo contabilizaremos el 40% de este proyecto y el 60% restante en 2016.

¿Se están planteando una suspensión de pagos?
Somos una compañía de alto crecimiento y necesitamos recursos. Teníamos prácticamente cerrados un crédito sindicado, una ampliación de capital y una emisión de bonos por 180 millones de euros, que se quedaron en stand-by, a esperas del resultado de la auditoría. Así, dimos un frenazo a todas las inversiones, porque no sabíamos cuánto tardaría y nos ha venido bien, porque se ha demorado más de lo que esperábamos. Por otro lado, la compañía tenía previstas tres adquisiciones con una oferta vinculante pendiente y las dejamos paradas. Las necesidades de la compañía estaban en torno a los 15 millones de euros que hemos conseguido. Estamos trabajando de nuevo en la financiación. Posiblemente, no harán falta los 180 millones, porque hemos cambiado de estrategia. En este momento, la compañía empezará a crecer más de forma orgánica que por adquisición. El crecimiento que tenemos previsto para 2015 de 58 millones de euros a 110 se llevará a cabo, en su totalidad, a través de contratos que ya tenemos firmados. Tenemos la garantía absoluta de que la facturación se situará por lo menos en el mencionado importe, gracias a la cartera de pedidos acordados con nuestros clientes.

Se han podido generar dudas tras la publicación del informe, ya que PwC no contempla los 16,7 millones de euros anunciados, ¿por qué motivo?
El auditor debería explicar por qué razón no tiene en cuenta el total de la financiación conseguida, que asciende a 16,7 millones. Habíamos informado al mercado sobre este importe el pasado 22 de diciembre y, sin embargo, ellos entregan un informe el día 24 que solamente menciona 13,5 millones. Además, dos millones habían entrado con anterioridad. Esta financiación es muy importante para nosotros, ya que implica que la compañía dispone de los fondos suficientes para poder operar a lo largo del ejercicio 2015.

¿Por qué se ha tardado tanto en publicar el informe de auditoría?
Pensamos que todas las empresas deberían ser tratadas de forma similar, pero a Carbures la han hecho esperar casi tres meses.

¿Creen que la crisis de Gowex del pasado verano ha influido en este proceso?
Por supuesto, a partir del 1 de julio las empresas que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil fueron puestas en entredicho. No se han producido las mismas reacciones con algunas empresas que cotizan el Mercado Continuo. Los accionistas que han invertido hasta 15 millones en Carbures tienen confianza en nuestro proyecto. Además, debo señalar que no hemos mantenido conversaciones con fondos de capital riesgo.

Se ha puesto en duda el contrato firmado con la empresa de origen chino Shnyang Hengrui, ¿por qué?
No entendemos el motivo de estas dudas, ya que todas las compañías entrañan un cierto nivel de riesgo. ¿Por qué no se sospecha de otras firmas?

¿Qué relación tiene la compañía con Ansal, New Liife y Sinatec?
El informe de Uría Menéndez y el de PwC concluyen que Carbures no tiene capacidad de control ni de gestión sobre estas tres empresas de su cluster tecnológico.