La mayoría cree que la situación laboral mejorará

La confianza del consumidor sube siete puntos y cierra el año en máximos

Imagen de un comercio.
Imagen de un comercio. EFE

Con cautela y lentamente, el optimismo empieza a calar en la ciudadanía. El índice de confianza del consumidor (ICC) que elabora el CIS refleja un incremento en diciembre de siete puntos hasta alcanzar los 90,6 puntos, el nivel más elevado del año. Este indicador puede tomar valores que oscilan entre 0 y 200. Por encima de 100 indica una percepción positiva de los consumidores. Es decir, el ICC todavía se mantiene en terreno negativo, aunque mejora.

La mejor evolución del empleo, la nula inflación y la caída del precio del combustible son variables que pueden explicar la mejora. De hecho, el índice de expectativas –que refleja la percepción del consumidor sobre la economía en los próximos seis meses– cerró diciembre en 104,3 puntos. Implica el mayor registro de todo el año. El CIS destaca que todos los componentes de este indicador mejoran. “Así, las expectativas respecto a la situación de los hogares aumentó 3,7 puntos, las referidas al mercado de trabajo se incrementaron en 9,9 puntos y las expectativas sobre la situación económica presentaron un avance de hasta 11,6 puntos”, señaló el CIS en su comunicado.

De media anual, el índice de expectativas se mantiene en el terreno negativo, aunque su valor (97,8 puntos) es el más elevado desde 2005. El CIS destaca que “en términos mensuales, se observa un aumento de las expectativas de consumo de bienes duraderos y un descenso de los temores de inflación y de incremento de los tipos de interés”. Hay que tener en cuenta que el IPC cerró diciembre con un retroceso interanual del 1,4% y todo indica que la misma tónica se mantendrá durante los primeros meses de 2015. Por otra parte, la atonía de la recuperación en la eurozona y el riesgo de deflación ahuyentan cualquier posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) eleve los tipos de interés. De hecho, el mercado espera nuevas medidas expansivas del organismo presidido por Mario Draghi. Si bien las expectativas de los españoles mejoran, la mayoría cree que hoy la situación es peor que hace seis meses.

La encuesta del CIS refleja que el 46,2% de los consumidores encuestados afirma que llega justo a final de mes y el 20,7 % asegura que ha tenido que contraer deudas o echar mano de sus ahorros. No obstante, el 29,5 % añade que puede ahorrar un poco de dinero mensualmente, aunque el 33,5% cree que la situación económica actual de su hogar es peor que hace seis meses debido sobre todo al paro y a una disminución de sus ingresos.

Cuatro de cada diez entrevistados cree que la situación en España para encontrar o mejorar un puesto de trabajo es peor que hace seis meses, y el 17,2% opina que ha mejorado.

En definitiva, el 42% piensa que la situación económica ha empeorado respecto hace seis meses y el 21,1% opina que ha mejorado.

De cara al futuro, los consumidores son más optimistas, y el 36,6% prevé que la situación mejore dentro de seis meses para encontrar un puesto de trabajo, cifra que supera al 30,1% de los que opinan lo contrario.

Casi siete de cada diez consumidores afirma que las posibilidades de adquirir el próximo año bienes duraderos, como coches, muebles o electrodomésticos, serán iguales que las de este año, y mientras el 10,8% cree que serán mayores, el 18,9% ve que disminuirán.

En cuanto al ahorro, la mayoría, el 60% de los encuestados, señala que tendrá también las mismas posibilidades de ahorro este año que el anterior y el 26,6% cree que serán menores y el 11% que serán mayores. Asimismo, el 35,5% de los consumidores considera que la situación económica mejorará en el próximo semestre, y el 31,3% que empeorará.

Por otra parte, ayer también se publicó el indicador de confianza de los consumidores portugueses. El índice se estabilizó en diciembre en su nivel más alto desde hace 12 años, mientras que el clima económico, que mide la de los empresarios, descendió por segundo mes consecutivo.