Samy Chaar, estratega de inversión de Lombard Odier

"Grecia es un tema local, no afectará a la deuda española"

Samy Chaar, estratega de inversión de Lombard Odier
Samy Chaar, estratega de inversión de Lombard Odier

El año ha comenzado bajo la incertidumbre del resultado de las elecciones griegas, los efectos de la caída del petróleo y de las decisiones que tome el BCE. Para Samy Chaar, director de inversiones del banco suizo Lombard Odier, hay razones para el optimismo sobre la economía de la zona euro, en la confianza de que actuará con contundencia el BCE. La firma apuesta por la Bolsa europea, con lugar preferente para el Ibex, y quita hierro al efecto que puedan tener en el mercado las próximas elecciones griegas.

¿Cómó ve a la economía española y, en consecuencia, cuál es su opinión como mercado en el que invertir en 2015?

Resulta un tanto irónico que España vaya a permitir que la zona euro no vaya a desacelerarse más en 2015, pero es evidente que será uno de los países con un mayor crecimiento de la región este año. España ha realizado un ajuste doloroso pero notable, se ha hecho mucho desde el punto de vista fiscal y su economía camina a un paso más robusto ahora. España ahora es competitiva y estamos absolutamente convencidos de que es un buen lugar para invertir.

 ¿Está España entre sus mercados europeos preferidos?

Lo vemos en clave europea. Estados Unidos es ahora un mercado caro, en el que hay que ser muy selectivo y prudente. Europa nos gusta más, sobreponderamos la Bolsa de la zona euro, nos gusta su sector bancario porque esperamos que se recupere el crédito. Y el Ibex nos gusta, la banca tiene un peso muy importante en el índice. Nos interesa más España que Italia, aunque también Alemania y sus compañías exportadoras por el efecto positivo de la depreciación del euro.

¿Qué amenazas ven sobre la economía europea, podrá el BCE enderezar el rumbo?

Mucha gente es pesimista sobre la zona euro pero nosotros somos más optimistas que el consenso de mercado. El consumo es relativamente fuerte y eso es un factor de estabilidad. Y el crédito va a crecer por fin. Confiamos plenamente en que hay demanda de crédito, también en España y Portugal. El test de estrés quedó atrás y pensamos que poco a poco, los bancos comerciales van a responder a esa demanda. Además, el BCE elevará su balance tal y como ha avanzado en alrededor de un billón de euros. Lo hará mayoritariamente a través de las subastas de TLTRO y si no, con bonos de titulización, deuda corporativa, deuda soberana...Lo seguro es que elevará el tamaño de su balance.

¿Cree que comprará deuda soberana? ¿Hay riesgo de decepcionar al mercado si no lo hace?

Los inversores prestan demasiada atención a la compra de deuda soberana y, para ser sinceros, no nos preocupa. No creo que sea necesaria. Las TLTRO o la compra de deuda corporativa y titulizaciones es más efectiva. Pero creo que el mercado estará igualmente satisfecho si, aunque no compre deuda soberana, el BCE eleva su balance en un billón de euros. Este año apostamos por Bolsa europea y bonos corporativos europeos y menos por la deuda soberana, donde estamos neutrales. Para un inversor europeo, lo mejor es diversificar en deuda estadounidense, incluso aunque la Fed suba tipos este año, que lo hará con toda seguridad.

¿Qué opina de la situación en Grecia? ¿Va a desequilibrar al conjunto de la zona euro?

R. Para los inversores, Grecia no es un gran riesgo simplemente porque no hay inversores privados en el país. Su deuda soberana está en manos de la troika. No creo que entrañe riesgo para la deuda italiana o española porque ahí está el BCE. El problema griego es muy local, muy político. En el peor de los escenario, con una victoria de Syriza y la salida griega del euro, habría incertidumbre y volatilidad, pero esto no dañaría al euro. Si los griegos decidieran marcharse, sería más doloroso para ellos que para la zona euro.

¿Y qué piensa de Podemos? ¿Va a ser un riesgo para la inversión en España?

Sí hay un riesgo político, pero considero que en Francia o Italia no hay menos riesgo político del que pueda haber en España. No sé si Podemos ganará las elecciones generales, pero si bien un joven votante podía pensar hace cuatro años que su país era un desastre, ahora tiene uno de los mayores crecimientos de la zona euro. Lo peor ha pasado ya. Si estuviera en Rusia o en Brasil, podría decir que las cosas van a ir a peor, pero no en España.

"Europa no lleva retraso en su recuperación"

Estados Unidos arranca el nuevo año sin sombra alguna de duda sobre su crecimiento económico, que rondará el 3%. La caída del precio del petróleo será un aliado adicional, a pesar de que los niveles actuales hagan muy poco rentable la fórmula del fracking, en la que el país había creído encontrar cierta independencia energética. Samy Chaar cree que la Fed subirá sin duda los tipos de interés este año, prácticamente a cero desde 2008. EE UU llega por tanto al fin de la crisis después de un intenso esfuerzo de estímulos de la Reserva Federal, que ahora se dispone a replicar el BCE. De hecho, la zona euro si bien ya pasó el peor momento de crisis en 2011 y 2012 lleva un ritmo muy distinto en su recuperación económica, aunque el retraso respecto a Estados Unidos no debe ser preocupante, en opinión de Chaar. “Europa no va particularmente con retraso en su proceso de salida de la crisis. Estados Unidos ya ha llegado casi al pleno empleo siete años después del inicio de su crisis y la zona euro, al cabo de ese tiempo también estará mejor”, explica, para insistir en que las comparaciones deben hacerse en momentos temporales similares. “Recordemos que la crisis de las subprime estalló en 2007 y que en Estados Unidos en 2010, tres años después, se estaba hablando del peligro de una doble recesión. Lo de Estados Unidos han sido siete años de tipos al cero, algo sin precedentes que no ocurrió ni en la crisis de los años 30”, afirma. Y pese a la distancia con EE_UU, el estratega de inversión de Lombard Odier muestra un “moderado optimismo” sobre el crecimiento económico de la zona euro para este año.