Bernabéu, Camp Nou, Villamarín y San Mamés reciben las mayores inversiones

Orange cierra un plan para mejorar el 4G en los grandes estadios

El proyecto ha supuesto unas inversiones superiores a 4,5 millones de euros

Aficionados usando su teléfono móvil durante una celebración en el estadio Santiago Bernabéu.
Aficionados usando su teléfono móvil durante una celebración en el estadio Santiago Bernabéu. EFE

El fútbol parece haberse convertido en un aliado del móvil 4G en su popularización en España. Así, Orange ha ejecutado un plan de inversiones que ha tenido como objetivo la mejora de la cobertura de estos servicios móviles de nueva generación en el conjunto de los grandes estadios españoles. Más de una quincena de recintos futbolísticos se han visto favorecidos por este programa de implantación de nuevas infraestructuras.

La operadora dirigida por Jean Marc Vignolles ha destinado más de 4,5 millones de euros a estos nuevos despliegues de redes de 4G en los grandes estadios españoles, que incluyen tanto los nuevos equipos como la modernización de las infraestructuras.

Por estadios, el Santiago Bernabéu en la capital de España recibió la mayor inversión dentro del plan diseñado por la operadora, con un total de 633.000 euros. A continuación, dentro de este ranking, se situó el Camp Nou en Barcelona con cerca de 494.000 euros, el Benito Villamarín en Sevilla con en torno a 453.000 euros, San Mamés en Bilbao con algo más de 410.000 euros, Los Cármenes en Granada con cerca de 383.000 euros y el Vicente Calderón, también en Madrid, con un total de 264.000 euros.

Otros estadios españoles que han formado parte de este proyecto de despliegues lanzado por Orange han sido el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz de Getafe, el Nuevo Estadio de Vallecas en Madrid, Riazor en La Coruña, Balaídos en Vigo, La Rosaleda en Málaga, Mestalla en Valencia, Cornellá en Barcelona y el Ciudad de Valencia, en la citada capital del Turia.

Según señalan fuentes del sector, los partidos de fútbol en primera división son habitualmente unos eventos en los que hay una amplia concentración de usuarios. Así, en el Santiago Bernabéu hay partidos con una entrada superior a 85.000 personas, mientras que en el Camp Nou el aforo supera los 98.000 espectadores.

En estas circunstancias, y ante las masivas afluencias de espectadores en muchos campos de primera y segunda división, durante mucho tiempo ha habido problemas de cobertura tanto para los servicios de voz como de datos móviles en los estadios de fútbol en España.

Ahora, el impulso a la cobertura 4G viene motivada por la demanda, cada vez mayor, por parte de los usuarios para acceder a servicios de internet móvil.

Según señalan fuentes del sector, los eventos deportivos, entre los que destacan los partidos de fútbol, suelen impulsar el uso de aplicaciones muy populares como Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp por parte de los espectadores, para comentar o mostrar las distintas evoluciones de los partidos o bien seguir con más detalle los pormenores de los encuentros. Y sin una cobertura móvil suficiente para acceder a internet a través de alta velocidad, es muy difícil acceder a este tipo de servicios. “Genera una gran frustración entre los usuarios el no poder utilizar estos servicios tal y como lo hacen en sus vidas cotidianas”, explican las citadas fuentes.

Esta necesidad de cobertura se extiende a otros eventos que se celebran en los grandes estadios de fútbol, entre los que figuran, por ejemplo, los conciertos musicales multitudinarios, donde la demanda de datos móviles es cada vez mayor por parte de los usuarios que acuden.

En cualquier caso, desde un primer momento, las operadoras españolas han trabajado en mejorar la cobertura de los servicios de 4G en los lugares con gran tráfico de datos móviles. Así, por ejemplo, Vodafone situó entre sus objetivos principales en el despliegue del LTE en España a los 12 mayores aeropuertos, 10 estaciones, 20 estadios de fútbol además de los grandes centros de convenciones en las principales ciudades.

Avance de la cobertura en España

Lo cierto es que el 4G se ha convertido en uno de los motores de futuro crecimiento de Orange en el mercado español. De esta forma, la teleco cerró el mes de septiembre con 1,8 millones de clientes de móvil 4G en España, tras captar en torno a 400.000 usuarios en el tercer trimestre. Posteriormente, a finales de noviembre, la empresa comunicó que ha superado la cota de los dos millones de usuarios de estos servicios de internet móvil de alta velocidad. Desde enero, Orange ha captado más de 1,5 millones de clientes del servicio de LTE.

En este escenario, la operadora ha situado el despliegue 4G entre las principales apuestas de sus planes de inversión en nuevas infraestructuras de telecomunicaciones. Así, a la conclusión del tercer trimestre, la red de LTE de Orange cubría el 66% de la población española, muy por encima del 30% registrado a la finalización del pasado año. En la actualidad, la teleco cubre con su 4G todas las capitales de provincia.

Dentro de sus planes de crecimiento, la compañía prevé tener todas las poblaciones con más de 25.000 habitantes cubiertas con su red de 4G a final de año, superando la cota de los 500 municipios.

En términos generales, Orange cerró septiembre con 12,66 millones de clientes de telefonía móvil, un 2,1% más que en la misma fecha de 2013, cuando contaba con 12,41 millones de usuarios en este segmento.