Editorial

Una industria lista para crecer

La industria española ha comenzado a rearmarse frente a las previsiones de crecimiento del consumo interno y como medio para reforzar su capacidad competitiva frente a las empresas de otros países. Tras seis años de sequía, las importaciones crecieron en el mes de octubre un 6,2%, lo que supone el ritmo más elevado desde 2011. Los sectores de la automoción, energía, máquina herramienta y agroalimentario lideran ese proceso de inversión, que responde a una mejora de los indicadores macroeconómicos en general y de las previsiones de crecimiento de la demanda interna española en particular. Datos como el que sostiene Funcas, que apunta a que en 2015 el consumo privado en España crecerá un 3%, explican parte de este aumento de la inversión, pero también la necesidad de actualizar los bienes de equipo de una industria que se fortalece para competir en un mercado global tras el largo paréntesis de la crisis. El ejemplo del sector de automoción, que ha realizado un serio esfuerzo de ajuste de costes y en el que las importaciones han aumentado más del 20% hasta octubre, constituye un recordatorio de cuál es el camino a seguir para poder aprovechar al máximo la mejora de las perspectivas macroeconómicas.