Editorial

Más equilibrio en los consejos

El día de Nochebuena entra en vigor la nueva Ley de Sociedades que incluye la figura del consejero independiente coordinador (CIC), que deberá estar presente en todos los consejos de administración en los que el presidente acapare también las funciones de consejero delegado. La norma trata de equilibrar el poder en favor de los accionistas minoritarios frente a la mayoría del capital, representado en el presidente, y recoge, por decirlo gráficamente con terminología política o parlamentaria, las inquietudes de la oposición entre los accionistas. A fecha de hoy ya hay 18 compañías cotizadas del Ibex que disponen de esta figura, y en la inmensa mayoría han recurrido a personas de marcado perfil independiente, lo que le proporciona auténtico contrapoder en la gestión empresarial.

La nueva figura puede coordinar la función de los consejeros independientes (entre los que deberá ser elegido), solicitar la convocatoria del consejo e incluir puntos adicionales en el orden del día. Es una figura que refuerza el rigor en la gestión de las empresas, puesto que estará siempre sometida a la fiscalización de consejeros realmente independientes y evitará malas prácticas como las que en el pasado han experimentado empresas cotizadas gestionadas de manera personalista y que han causado estragos entre los socios minoritarios.