Muebles ignífugos que repelen la humedad

Emprendedores españoles crean un material que resiste en fuego y la humedad

Muebles ignífugos que repelen la humedad

Unos emprendedores españoles han creado un material para hacer muebles que resiste el fuego, la humedad y los hongos. Gracias a un proyecto de investigación dirigido a pymes y financiado por el VII Programa Marco de I+D de la Unión Europea (FP7), estos emprendedores han creado un material denominado Limowood, para la fabricación de muebles y revestimientos con la particularidad de que es ignífugo y evita la aparición de hongos y humedad.

Grandes posibilidades con este material

El material se ha creado a partir de restos de madera y termoplásticos reciclados que han dado lugar a un nuevo compuesto de plástico y madera, Wood Plastic Composite (WPC), con aplicación de paneles para revestimiento y mobiliario de baño y cocina para conseguir una fuerte resistencia al fuego. Sin la necesidad de emplear recubrimientos ni adhesivos químicos, también es resistente a la humedad y los hongos. Este proyecto promete expandirse a pymes y grandes empresas de todo el mundo y sectores, ya que la demanda de este material se está extendiendo para varios usos y actividades.

El Gobierno de Aragón prevé buena comercialización

En esta investigación de dos años ha participado el Instituto Tecnológico de Aragón (ITAInnova), adscrito al Departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón. Desde el propio Gobierno aragonés han declarado que Limowood es un material que “cubre el vacío que existe entre el mobiliario de madera maciza pura y el de gama baja de escaso coste pero con duración y calidad muy limitados”. Se espera una buena comercialización del producto ya que puede abarcar múltiples usos y para segmentos muy diferentes, desde hostelería a educación, oficinas, etc.

Responsable con el medio ambiente

Es importante destacar que Limowood está realizado con gran cantidad de materiales reciclados, ya sean de madera o de plástico, por lo que, además de las ventajas que ofrece por sí mismo el material, contribuye a la conservación y mejora del medio ambiente. Su principal característica, la posibilidad de resistir el fuego, permite que sustituya ciertos materiales más contaminantes y perjudiciales como el PVC.