El PSOE planea crear un banco público para financiar pymes

Este organismo debería regirse en un modelo de negocio basado en la "gestión eficiente de los recursos públicos"

El PSOE planea crear un banco público para financiar pymes

SIguiendo el ejemplo de Francia, el PSOE ha propuesto la creacion de un banco público de inversión, a través del cual el Estado podría favorecer el flujo de financiación a las pymes de la economía real. Además, la formación socialista considera que las medidas introducidas en el proyecto de Ley de Financiación Empresarial son "insuficientes".

La formación ha presentado una veintena de enmiendas parciales a esta normativa y como reconoce el portavoz económico del PSOE en la Cámara Baja, Juan Moscoso del Prado, se incluye entre otras cosas la creación de este nuevo banco de carácter público, en el que se integrarían los distintos instrumentos y entidades existencias en materia de financiación pública, entre las cuales están el Instituto de Crédito Oficial (ICO), la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES) o el Centro para el Desarrollo Tecnológico Indutrial (CDTI).

El portavoz socialista en el Congreso entiende que esta nueva entidad financiera debería regirse por un modelo de negocio que se basase "en la gestión eficiente de los recursos públicos" y para su correcto funcionamiento se sometería a los "principios de objetividad, transparencia, buen gobierno y rendición de cuentas".

El proyecto de ley del Ejecutivo, que se encuentra en plena tramitación en la Cámara Baja, resulta "insuficiente" para la oposición para mejorar la financiación bancaria y para reactivar el crédito. Considera que existe un desequilibrio importante ya que se actúa en beneficio de las entidades bancarias en lugar de las pymes. Moscoso del Prado pretende que se obligue a las entidades financieras a no extinguir o disminuir el flujo de financiación con las pequeñas y medianas empresas que demuestren su solvencia durante al menos un año y en las condicioens contractuales previamente existentes.

No entienden desde las filas socialistas que se retrase hasta ocho meses la puesta en marcha de esta normativa. En un principio el texto le otorga un plazo de cinco meses al Banco de España para que diseñe el contenido y formato, más otros tres meses para publicar dicha información. En el mejor de los casos, "no se pondrá en marcha hasta 2016", asegura el portavoz del PSOE.