La venta, por 930 millones, es la mayor desde 2007

Kutxabank vende la mitad de su ladrillo al fondo Lone Star

Imagen de una sucursal de Kutxabank.
Imagen de una sucursal de Kutxabank.

Nace un nuevo jugador en el mundo de la gestión del ladrillo de la banca. Kutxabank cerró este jueves la mayor transacción inmobiliaria desde 2007 al vender el 50% de su carga al fondo Lone Star, que comercializará también el resto de su carga a través de una nueva plataforma de gestión.

Kutxabank acaba de deshacerse de un plumazo de la mitdad de la carga de ladrillo que pesa en su balance desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. La entidad nacida de la fusión de las cajas vascas selló el traspaso de su área inmobiliaria, el grupo Neinor, junto a cerca del 50% de la cartera inmobiliaria total de la entidad, al fondo Lone Star.

La operación, que se cerró por 930 millones de euros, es la mayor transacción inmobiliaria que se ha cerrado desde 2007. El acuerdo incluye tanto el traspaso de los activos como la externalización del área de gestión imobiliaria, que pasará a estar controlada por una nueva plataforma controlada por Lone Star, que comercializará también el otro 50% de activos que conserva Kutxabank.

Hay que tener en cuenta que es esta doble operación la que hace que la cuantía fijada sea tan superior al de recientes operaciones de externalizacióin de la gestión inmobiliaria donde los inmuebles no se traspasan y siguen pesando en el balance de los bancos, que es lo que ocurre en los acuerdos alcanzados entre Banco Santander y Apollo, Bankia y Cerberus, CaixaBank y TPG, BMN y Centerbridge o Banco Popular y el consorcio formado por Kennedy Wilson y Värde Partners.

Lone Star, que absorberá a los 90 empleados del área inmobiliaria de Kutxabank que conformaban Neinor, Inverlur, Cajasur Inmobiliaria y el equipo comercial de Valle Romano, pasará ahora a competir con estas plataformas en el pujante negocio del servicing inmobiliario para entidades financieras. La operación se oficializará el 30 de abril.

El fondo estadounidense venía siendo un habitual en las pujas por los contratos de servicio de gestión de activos de la banca o Sareb y ya la pasada primavera logró sellar una operación histórica, al hacerse junto a JP Morgan con la cartera hipotecaria de Eurohypo, valorada en 4.500 millones de euros.

Finalmente, en la carrera por adjudicarse la cartera de Kutxabank, proceso conocido como proyecto Lion, Lone Star se ha impuesto a otros competidores como el gigante de la inversión internacional Goldman Sachs.

Las carteras traspasadas en esta ocasión están compuestas principalmente de suelo, los activos con menor salida en el mercado, aunque también incluyen vivienda terminada y promociones en curso, repartidas entre País Vasco, Madrid, Barcelona, Murcia o Andalucía.

Así, desde la entidad vasca destacan que la operación le permitirá “disminuir sustancialmente su exposición a este tipo de activos y centrarse en lo que realmente sabe hacer: la gestión financiera y, en concreto, gestionar con eficacia su cartera de créditos de préstamo promotor”.

En cuanto a la posibilidad de destinar fondos al desarrollo de los terrenos traspasados, la entidad asevera que proveerá “esa financiación en igualdad de condiciones que cualquier otra entidad financiera”. “Pero será ya una decisión de negocio”, matizan.