El efecto contagio a otras economías emergentes es el principal riesgo

La crisis del rublo y los riesgos para España

La crisis del rublo y los riesgos para España

La crisis rusa ha amargado el cierre de ejercicio 2014 para muchos inversores, entre los que se incluye la bolsa española, que ha visto como incluso en los primeros días de diciembre se perdieran todas las ganancias del año.

¿Afectan tanto los problemas rusos a la economía española? En realidad no, el impacto directo es muy reducido ya que comercialmente tenemos un vínculo muy limitado, tanto en las importaciones de materias primas energéticas que son absorbidas por los países de Europa del Este y Centroeuropa como en exportaciones. Rusia no es un mercado clave para nuestras ventas, de hecho, las represalias de Rusia contra las sanciones de la Unión Europea por la crisis de Ucrania incluso llevaron a que por ejemplo se dejara de exportar frutas y verduras al mercado ruso. Quizá una de las pocas excepciones sea Inditex, que si ha apostado con fuerza en un mercado que le supone el 6% del total de su facturación, pero que a pesar de la situación actual, ya ha señalado que seguirá apostando por este mercado.

En el Turismo si sufriremos efectos negativos más importantes ya que llevará a la caída de uno de los segmentos que sin estar entre los más importantes -2,3% del total de turistas extranjeros- si era uno de los líderes en crecimiento año tras año y en gasto individual por turista. Este proceso ya se ha iniciado, hasta octubre ya se redujeron en un 8,7% el número de turistas rusos con respecto al año anterior y se estima que para el primer trimestre la caída alcance el 20%. Pero lo importante del turista ruso es la calidad mas que la cantidad. Si cada francés o británico se deja unos 620 y 840 euros de media, el ruso roza los 1.500 euros.

Efecto rebote a otros países emergentes

Con todo ello la máxima preocupación la tenemos en el contagio a otros países emergentes, tal y como sucedió en la larga serie de crisis de los años 90 en el sudeste asiático, la propia Rusia y lo que más nos afectaría, países de Sudamérica.

Con ellos estaríamos hablando más de crisis financiera que comercial con un posible doble efecto si llegara a algún país con amplia presencia de empresas españolas:

  1. Por una caída de la actividad económica en los países afectados.
  2. Por el menor valor de la moneda local con respecto al euro o el dólar, que disminuiría los beneficios consolidados.

De todos los países con riesgo, la principal preocupación está en Brasil, por el importante volumen de inversión y por la situación actual que atraviesa, con caída en su PIB a pesar del volumen de inversiones que conlleva la preparación de unos Juegos Olímpicos. También los antecedentes son preocupantes, aunque a su favor es que se ha trabajado mucho en estas dos décadas para evitar este tipo de crisis financieras.

A pesar de ello, los riesgos de contagio existen y son muchos los que mirarán al Este aunque lo que les preocupa está al otro lado del Atlántico.