Las transacciones superan los 1.100 millones en 2014

Los fondos aumentan su apetito por los activos hoteleros españoles

Edificio España, en la madrileña plaza de España.
Edificio España, en la madrileña plaza de España. Reuters

El apetito por los activos hoteleros arrancó en el segundo semestre de 2013 con la llegada de fondos de inversión internacionales. Una apuesta que en 2014 se ha redoblado y se salda con una inversión en establecimientos hoteleros de unos 1.100 millones, según la consultora JLL.

Junto a fondos de inversión internacionales provenientes de Catar, China o Singapur, este año se han sumado inversores nacionales y extranjeros y Socimi como Hispania gracias a la recuperación económica y el descenso de precios en el ladrillo.

Las cifras de inversión en activos hoteleros de 2014, a falta de que se puedan cerrar aún algunas operaciones, se sitúa en niveles de 2007 pero no logra alcanzar las de un año antes cuando, según la consultora, superaron los 1.250 millones. “Este año ha sido buenísimo, pero esperamos que 2015 sea mejor, reconoce Luis Arsuaga, director de la división de Hotels & Hospitality de JLL para España y Portugal. La consultora destaca que en este ejercicio se han realizado transacciones de hoteles ya existentes o de edificios de oficinas o residenciales que se transformarán en establecimientos hoteleros.

En el primer grupo se sitúa la compra del establecimiento conocido hasta mayo como Blau Mediterráneo por la cadena Hipotel. Un complejo que refuerza el posicionamiento del grupo hotelero en Mallorca y por el que habría abonado unos 80 millones. Le siguen la adquisición del hotel Renaissance de Barcelona, que Marriot vendió a un fondo del ejército de Catar por 78,5 millones y la compra del madrileño Intercontinental por parte de Katara Hospitality, que abonó 60 millones.

En abril, el grupo inversor chino Jiangsu GPRO se hizo con la propiedad del Hotel Valparaíso Palace en Palma de Mallorca por unos 48 millones.

También se han realizado varias operaciones que supondrá el cambio de uso del inmueble. Es el caso de la torre Deutsche en Barcelona, que pasará de ser la sede de Cuatrecasas a convertirse en un hotel de lujo propiedad del consorcio formado por KKH Capital Group en una operación valorada en 90 millones. También en la ciudad condal, Pontegadea, el vehículo de inversión de Amancio Ortega, se ha hecho con la antigua sede de Banesto por unos 44 millones.

La transacción que encabeza el ranking es la compra de la madrileña Torre España por el grupo chino Dalian, que abonó 265 millones a Banco Santander. Operación dentro de la que se prevé poner en marcha un cinco estrellas.

Este año ha sido el arranque de las Socimi en el sector hotelero. Así, Hispania adquirió el Meliá Jardines del Teide por 36,7 millones y pagó 42 millones por dos hoteles gestionados por NH. La cadena Barceló estudia, por su parte, la venta de varios de sus hoteles para reducir el peso de su cartera inmobiliaria, mientras Meliá está en conversaciones con Starwood para la venta de varios activos en los que mantendría la gestión.

Madrid ha reforzado este año el mapa hotelero de cinco estrellas y tras el anuncio en 2013 de la llegada de un Four Seasons al complejo Canalejas, este año el grupo inversor Platinum Estates, de Singapur, cerró por 35 millones la compra del Hotel Asturias, que pasará de dos estrellas a albergar apartamentos de lujo. Pero no todo han sido grandes ciudades, JLL destaca el interés de los grandes fondos por otras ciudades. Para 2015, la consultora se muestra optimista, especialmente con Madrid, Canarias y Barcelona.