Distribución y alimentación

Una puerta abierta para una actividad poco desarrollada

Hay apenas ocho empresas españolas de alimentación españolas en Cuba, según el Icex

La apertura comercial permitiría la entrada de nuevos agentes en el mercado cubano

Las grandes firmas españolas del sector carecen de intereses en la isla

Puesto callejero de comida en La Habana.
Puesto callejero de comida en La Habana.

Un documento del Icex cifraba el año pasado en más de 120 las empresas españolas con intereses en Cuba. De ellas, apenas ocho son del sector de la alimentación y ninguna de la distribución. Las grandes compañías españolas de estas actividades (Zara, Dia, El Corte Inglés) carecen de intereses en la isla caribeña y las que se encuentran en el país son en su mayoría pymes.

Una de ellas es Froxá, que cuenta allí con una oficina comercial desde la que venden productos alimentarios. Cristina Fernández, responsable de la empresa en la región, muestra su cautela ante el anuncio realizado ayer y afirma que “habrá que leer la letra pequeña”.

La responsable de la empresa en la isla llama la atención sobre la entrada de un nuevo mercado de consumidores y vendedores, el estadounidense, que supone una mayor competencia para las compañías españolas que ya se encuentran en el país. Se muestra "encantada" con el trato que han recibido siempre del Gobierno cubano.

Otra de las firmas españolas de este sector que se encuentran en Cuba es Bodegas Torres. Cuentan desde 2007 con una oficina comercial en la isla, aunque su actividad su actividad en el país caribeño se remonta a finales de los años ochenta. “Es una buena noticia ya que contribuirá a la progesión comercial en la isla”, afirmó Miguel Torres Maczassek, director general de la compañía.

En efecto, la mejora de las relaciones comerciales permitiría a Cuba desarrollar una actividad, la distribución y la alimentación, poco desarrollada para las empresas privadas y extranjeras. La distribución y la alimentación son dos sectores comerciales que cuentan con una ligera apertura a la iniciativa privada en los últimos años. Sería una oportunidad para firmas tanto españolas como estadounidenses.