Despide a la plantilla y pide preconcurso

Corporación Dermoestética enfunda el bisturí

Establecimiento de Corporación Dermoestética en Madrid.
Establecimiento de Corporación Dermoestética en Madrid.

Este diario trató ayer de concertar una consulta con Corporación Dermoestética. “En este momento tenemos un problema de agenda, un pequeño inconveniente, y no podemos atenderle”, dijeron a través del teléfono. “El mes que viene posiblemente esté solucionado”, añadieron.

La compañía que ha liderado en España el negocio de la estética, Corporación Dermoestética, que llegó a gestionar clínicas en Italia, Reino Unido, Portugal, que cotizó en Bolsa, que estuvo participado por sociedades de capital riesgo, ha presentado preconcurso. La compañía, con medio centenar de clínicas en España, ha venido aplicando en los últimos ejercicios operaciones estéticas a sus cuentas que ya poco recorrido parecen tener.

La compañía registró el pasado año unos ingresos de 23,2 millones de euros, 9,4 millones menos que en 2012, y perdió 11,9 millones (11 millones en 2012), según las cuentas de la empresa depositadas en Registro Mercantil.

A 31 de diciembre de 2013 el balance presentaba un patrimonio neto negativo, quedando por debajo del 50% de su capital social, lo que dejaba a Corporación Dermoestética en causa de disolución. Para evitar esta situación, el principal accionista y fundador del grupo, José María Suescun, a través de la sociedad Pabellón Paladio, decidió al finalizar el ejercicio 2013 reducir el capital social a cero euros y simultáneamente ampliar capital mediante la emisión de 6,7 millones de acciones de un euro de valor nominal suscritas por el mismo Suescun con una aportación dineraria de 6,6 millones de euros.

Tras esa aportación del primer accionista, Corporación Dermoestética devolvió al mismo Suescun préstamos participativos por importe de 8,5 millones, que se encontraban vencidos. Y de nuevo, el principal accionista aportó 9,5 millones a la compañía para “hacer frente a las necesidades de tesorería que se derivan de los déficits de caja generados por la sociedad en su actividad operativa”, según las cuentas de 2013. Después, el pasado mes de agosto, Corporación Dermoestética acometió una nueva reducción de capital, por seis millones.

“Tras esa reducción no ha vuelto a haber ampliación de capital, la empresa ya no tenía recorrido”, indicaron ayer fuentes jurídicas conocedoras del proceso. Las mismas fuentes confirmaron que el grupo, tal y como publicó ayer el digital valenciaplaza.com, ha presentado un ere de extinción que afecta a toda la plantilla, compuesta por cerca de 300 empleados.

Deloitte, que auditó las cuentas del grupo valenciano del año 2013, indicaba en su informe que existía una “incertidumbre significativa sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad”, dado que su negocio estaba sujeto al apoyo financiero de su primer accionista.

Fuentes de la compañía confirmaron ayer a Cinco Días la presentación de preconcurso, pero no quisieron ampliar la información.

Plataforma para atender a miles de afectados

El despacho valenciano Hernández Abogados está montando una plataforma para atender a empleados y clientes que puedan quedar afectados por la situación de Corporación Dermoestética. El abogado José Hernández informó ayer a este diario que el grupo acaba de anunciar a la plantilla un despido colectivo, que supondrá el cierre de la empresa.

Pero además de afectar a los trabajadores del grupo, si el preconcurso presentado por Corporación Dermoestética y el despido colectivo efectivamente supone el cese de actividad, “miles de clientes” de la compañía pueden verse afectados, advirtió ayer Hernández.

Corporación Dermoestética realiza operaciones de cirujía, implantes, que requieren tratamiento y seguimiento. Una de esas operaciones, comentada ayer por el abogado de Valencia, es la del balón intragástrico, que aunque no requiere cirugía supone un tratamiento de unos seis meses de duración.