Una iniciativa que reactiva el consumo e inicia la campaña de Navidad

El éxito del Black Friday

El éxito del Black Friday

Éxito absoluto. Eso es lo que muchos establecimientos pueden decir del Black Friday celebrado el pasado 28 de noviembre. Muchos establecimientos han aprovechado esta iniciativa que viene importada desde Estados Unidos. Desde 2011 se lleva celebrando aquí en España, aunque este año ha sido en el que más repercusión –mediática y económica– ha tenido para comercios y consumidores.

Gracias a la liberalización de los periodos promocionales que limitaban los momentos de rebajas y descuentos en España producida en ese mismo año, ahora son los comercios los que determinan en qué momento comenzar y finalizar los descuentos y rebajas.

¿Qué empresas se han sumado al Black Friday?

Quizá decir que todas es un poco osado, pero lo que sí es cierto es que han sido compañías de distintos sectores, desde compañías de créditos rápidos, hasta todo tipo de tiendas online, pasando por comercios de tecnología, turismo o vehículos. El sector textil ha sido el gran beneficiado de este último Black Friday.

Pero la gran parte del pastel se la han llevado grandes establecimientos o cadenas en las que los usuarios siempre tienen algún producto básico que adquirir o bien una prenda que llevaban tiempo queriendo pero que se salía de presupuesto. Hay firmas que se han ceñido al propio viernes para exponer sus descuentos, como por ejemplo el grupo Inditex que estableció el 20% de descuento en todos sus artículos, pero hay otras empresas como Toys ‘R’ us que aprovechó toda la semana para ofrecer a sus clientes un 50% de descuento en una selección de productos. Otros lo han dilatado varios días, todo el fin de semana como Mango con un descuento del 30%.

Los pequeños comercios también se han sumado a esta iniciativa. Han aprovechado el Black Friday para impulsar también sus ventas. Esta iniciativa no está limitada a las grandes compañías, sino que los más pequeños comercios también pueden beneficiarse de ella.

¿Qué pasará en el futuro?

Queda poco menos de un año para que se vuelva a celebrar el próximo Black Friday. El “viernes negro”, que no lo ha sido tanto para comerciantes y consumidores, puede convertirse en uno de los momentos del año en los que reactivar el consumo e iniciar la campaña de compras Navideñas gracias a los descuentos.

Si las empresas se siguen involucrando con este día, es probable que cada año adquiera mayor relevancia y el éxito se pueda dilatar año tras año. Es un modo de que por un lado los clientes estén expectantes y deseosos de que llegue el Black Friday y que por otro lado las empresas confíen más en esta iniciativa de modo que cada vez sean más las compañías que se sumen a un “mini-periodo” que les reportará beneficios.

El Black Friday puede que se haya colado de lleno en nuestras tradiciones, de modo que lo americano una vez más puede imponerse –de seguir así los próximos años– como ya lo hizo con Halloween por ejemplo. Siendo así, es bienvenido, ya que cualquier iniciativa que tenga como resultado el ahorro en las compras de los consumidores será una iniciativa digna de valorar.