Además del precio hay otros puntos a tener muy en cuenta

¿Qué hace bueno a un seguro médico?

¿Qué hace bueno a un seguro médico?

A la hora de plantearse el futuro, son muchas las cosas que nos rodean y que poder planificar. Desde planificar el ahorro de cara a una mejor jubilación hasta contar con un seguro médico que proporcione garantías y tranquilidad en caso de necesitarlo. Pero a menudo el precio suele ser un factor decisivo en la contratación de este tipo de seguros, sin darnos cuenta de que lo que debería primar son las coberturas que tenga, claro que precio y calidad aquí van de la mano. En España el seguro de salud, o seguro médico tiene cada vez una mayor penetración, siendo Madrid la comunidad que mayor penetración experimenta –por encima del 30%– seguida de Baleares y Cataluña, según los datos de Unespa (Asociación Empresarial del Seguro). Pero ¿qué convierte a un seguro médico en un buen seguro médico?

Carlos Lluch, Director Técnico de Lluch & Juelich Brokers, experto en seguros y colaborador de iAhorro.com, tiene claro qué es lo que debe tener un seguro médico para ser un buen seguro médico. Efectivamente eso es lo que se busca al contratar un seguro, que sea bueno, que otorgue garantías y que sus coberturas sean de calidad. Sus recomendaciones apuntan a que el precio no debe de ser la condición principal para la elección de un seguro médico ya que es un tipo de seguro que aborda la calidad de vida.

  • Profesionales de calidad. Uno de los principales rasgos que definen a los seguros médicos es que el tomador del seguro tiene acceso a un amplio panel de médicos y especialistas a los que poder acudir. Lo que debe garantizar el seguro es que dichos profesionales sean de calidad.
  • Un contrato blindado a la oposición de prórroga por parte de la aseguradora. Carlos Lluch recomienda que los contratos de seguro médico lleven una cláusula en la que la aseguradora renuncie expresamente a ejercer el artículo 22 de la Ley de Contrato de seguro –que las partes pueden oponerse a prorrogar el contrato con una notificación escrita dos meses antes del vencimiento de la póliza– o bien que se contemple una cláusula en la que se determine que el contrato sea vitalicio. Carlos Lluch recomienda estas cláusulas ya que a medida que el tomador cumple años, resulta menos rentable para la aseguradora tenerle como asegurado y por lo tanto puede dejar de velar por su salud en el momento que decida.
  • Que sea un seguro actualizado. Lo ideal por tanto es contar con un seguro que se actualice conforme avance el tiempo y que contemple las tecnologías, medios e instrumentos de diagnóstico más actualizados a los que el tomador puede acceder.
  • Que proporcione movilidad. Es importante verificar que el seguro contratado contempla la movilidad en sus coberturas, es decir, que se pueda acudir a una clínica de cualquier punto de España o incluso del mundo y que ello no suponga un aumento del precio. Una cobertura en todo el territorio español e incluso coberturas en el extranjero aportan al seguro un plus de confianza.

Otros aspectos importantes a conocer

Hay puntualizaciones que conviene saber y que es probable que quien no sea experto en la materia desconozca. Algunos seguros médicos no contemplan dentro de sus coberturas aquellos servicios que se requieran por motivo de un accidente laboral o bien por un accidente de tráfico, sin embargo hay otros que sí lo hacen, por lo que sería recomendable decantarse por aquellos que sí incluyan servicios que vengan motivados por accidentes laborales o de tráfico. .

También resulta interesante, de cara a contar con un seguro médico más completo, contemplar si la aseguradora ofrece una cobertura de reembolso de los gastos médicos. En caso de querer acudir a un médico o especialista que no entre dentro del cuadro médico que la aseguradora tiene, esta cobertura puede reembolsar generalmente hasta el 80% de la factura. Otro punto muy valioso a conocer es que los medicamentos quedan excluidos en prácticamente todos los seguros, aunque sí existen algunas pólizas que los incluyen, sin embargo tienen un elevado coste al mes –entre 350 y 800 euros al mes por persona–.En este sentido, es importante contrastar que los medicamentos que se necesitan en hospital sí quedan cubiertos, como por ejemplo la quimioterapia (incluso la ambulatoria), que muchos seguros de bajo coste excluyen de sus pólizas. Que se incluya el doble diagnóstico y programas preventivos son aspectos que mejoran aún más el seguro.

Contar con un seguro médico aporta tranquilidad y garantías, pero la mejor opción para encontrar aquel seguro que se adapte más a uno mismo es rodearse de un experto que sea capaz de analizar y explicar todas las condiciones del seguro.