Dentro del proceso presupuestario para 2015

La CE duda de que España cumpla el objetivo de déficit

Fotografía que muestra una moneda de euro de España en Duesseldorf, Alemania.
Fotografía que muestra una moneda de euro de España en Duesseldorf, Alemania. EFE

La Comisión Europea dictaminó el viernes que España ha realizado progresos en su programa de reformas, pero puso en duda que el proyecto de presupuestos para 2015 permita cumplir el objetivo de déficit público pactado (4,2%).

Bruselas calcula que los números rojos de España se desviarán al alza casi medio punto como consecuencia de una previsión de crecimiento del 1,7% frente al 2% que ha utilizado el Gobierno para calcular sus ingresos.

La Comisión reclama al Gobierno que aproveche los últimos tramites del proyecto presupuestario para enmendar las cuentas y garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, restó importancia a las discrepancias entre Madrid y Bruselas y se mostró convencido de que los Presupuestos se pueden mantener prácticamente intactos, incluida la rebaja de impuestos prevista en año plagado de elecciones como 2015.

La advertencia de Bruselas, de hecho, es relativamente menor porque la CE no coloca a España entre los países susceptibles de ser sancionados por incumplir las recomendaciones europeas sobre reducción del déficit.

Bruselas ha colocado en ese grupo a Francia, Italia y Bélgica, países a los que concede tres meses para concretar las reformas y ajustes necesarios para sanear sus cuentas públicas. El ultimátum sonó a alivio en el caso de Francia, porque Bruselas podía haber iniciado ya la vía de posibles sanciones con una recomendación con plazo legal. La nueva Comisión Europea, que tomó posesión el 1 de noviembre, ha preferido conformarse con las promesas del gobierno de Hollande y ganar tiempo antes de enfrentarse a la segunda economía de la UE.

 

La balanza de pagos acumula un déficit de 4.200 millones hasta septiembre

La balanza por cuenta corriente de los nueve primeros meses del año acumuló un déficit de 4.200 millones de euros, frente al superávit de 9.300 millones del mismo período de 2013, según los datos publicados hoy por el Banco de España.

De esta forma, la balanza de pagos, que mide las transacciones de bienes, servicios, rentas y transferencias de España con el exterior, acumula tres registros consecutivos de cálculo acumulado en negativo.

El saldo deficitario de la balanza por cuenta corriente entre enero y septiembre es consecuencia del aumento del déficit en 4.400 millones de la balanza de rentas primarias y secundarias, y del descenso en 9.000 millones del superávit de la balanza de bienes y servicios.

Los datos que hoy publica el Banco de España contienen los cambios metodológicos mandados por el FMI y que incluyen nuevas fuentes de información que no alteran la estructura básica de la balanza de pagos y sólo suponen cambios de reclasificación entre las partidas.

En la nueva metodología, la balanza de renta primaria incluye las rentas del trabajo, las rentas de inversión y otras rentas primarias (impuestos a la producción e importaciones y subvenciones), en tanto que la balanza de renta secundaria se asimilaría a lo que hasta ahora era la de trasferencias corrientes.