El 52,1% de los usuarios tienen mucha confianza en Internet

¿Es seguro almacenar mis archivos en la nube?

¿Es seguro almacenar mis archivos en la nube?

La total seguridad se convierte en el rasgo más buscado cuando se habla de nuevas tecnologías. La red proporciona a los usuarios un sinfín de posibilidades, pero no es una tecnología libre de entes maliciosos, es más, los hay y muchos. Hasta los sistemas más innovadores y en principio fiables pueden ser vulnerados.

El almacenamiento de archivos y datos no es ninguna excepción, de hecho es uno de los aspectos que más preocupa a los usuarios una vez se ponen delante de un dispositivo. Aunque la confianza en el ámbito digital es cada vez mayor por parte de los usuarios, según los Indicadores Destacados de la Sociedad de la Información del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), solo el 52,1% de los usuarios tienen mucha o bastante confianza en Internet.

Si hay algo que ha hecho dar un paso adelante en lo que al modo de almacenar los datos y archivos se refiere es la llamada “nube”. Ese lugar en el que poder guardar todo tipo de archivos y al que se puede acceder desde cualquier dispositivo con tan solo tener acceso a Internet. Es lo que en inglés se denomina “cloud computing".

Pero, ¿es ésta una forma de poner en riesgo la seguridad de nuestros documentos, fotos, archivos, música, vídeos…? ¿Qué es mejor, almacenar en la nube o en el dispositivo? ¿Qué ventajas y desventajas tiene la nube? Comodidad y ahorro se unen en esta forma de almacenamiento, ya que es posible acceder desde cualquier dispositivo y es posible ahorrarse espacio en el propio equipo en el que se solían guardar los archivos.

Herramienta útil, aunque con inconvenientes

La utilidad de la nube no queda en entredicho ya que con ella ya no es necesario tener a mano ese dispositivo en el que teníamos la información. Sin embargo, la seguridad de los datos que en ella se almacenan es una de las máximas preocupaciones de los usuarios. En cuanto a qué es mejor si la información almacenada en la nube o en un dispositivo en concreto, no es posible dar una respuesta concisa ya que irá en función de las propias necesidades del usuario.

En la nube, somos nosotros los que depositamos los documentos y somos los que debemos confiar en que el responsable del servicio en cuestión cuente con los mecanismos adecuados para generar seguridad. ¿Qué inconvenientes tiene la nube?

  • Si cierra la plataforma, se pierde todo. Si la compañía encargada de la nube cesase su actividad, el usuario pierde toda la información que en ella contenga. En este sentido, cualquier fallo que se produzca en el funcionamiento de la nube, tendrá repercusiones ya que no se podrá acceder con normalidad a los archivos o incluso la seguridad de los mismos puede verse afectada.
  • Problemas de privacidad. Hay quien se dedica malintencionadamente a vulnerar la seguridad y privacidad de la nube. Los hackers pueden llegar a tener acceso a toda la información que hay en la nube y hacer con ella lo que quieran. La seguridad de la nube depende de la propia plataforma y nosotros no podemos hacer nada.
  • Espacio limitado. La nube es un sistema útil, pero el espacio para el almacenamiento es limitado, por lo que si se desea más hay que pagar por ello.

El control de la seguridad de la nube no queda bajo nuestro dominio, pero sí podemos tomar una serie de precauciones, como por ejemplo no subir información delicada o muy personal como números de cuenta, DNI… También es posible almacenar cualquier información en la nube de forma cifrada, de modo que la seguridad aumenta notablemente al no poder acceder nadie a los archivos. Tampoco es aconsejable acceder a este tipo de sistema de almacenamiento a través de ordenadores públicos y tampoco utilizando una red de Wi-Fi pública. Finalmente, para saber cómo es el funcionamiento de la nube, es muy importante leer detenidamente cuáles son los términos y condiciones de la plataforma, así sabremos cómo gestionan y qué hacen con todo archivo que es subido a la nube.