Test para empresas

Llegó el momento de hacer reflexión

Basado en la experiencia de la consultora JDA, un cuestionario gratuito ayuda a conocer los errores cometidos

Profundiza en tres pilares de una compañía: estructura, finanzas y personas

Llegó el momento de hacer reflexión
Thinkstock

Son ya casi siete años de crisis económica que han dejado heridas difíciles de curar en muchas pequeñas empresas de nuestro país. De hecho, las pymes que continúan son las afortunadas supervivientes que, a buen seguro, cumplieron con una estrategia definida y supieron salir a flote. Pero tras estos años difíciles, ahora toca hacer balance.

Una de las formas más sencillas es preguntarse ¿qué ha fallado?, ¿qué hemos hecho mal? Para ello, la consultora catalana JDA ha presentado un servicio de autodiagnóstico para tomar medidas y definir la estrategia que ha de adoptar una empresa a fin de potenciar el crecimiento e impulsar un plan de revitalización que permita a una compañía superar, de una vez por todas, los momentos de dificultad.

Se trata de un test gratuito de autoevaluación, disponible a través de la web www.revitalizaycrece.com que puede realizar cualquier empresario o emprendedor para saber en qué situación se encuentra su compañía.

Mediante un cuestionario de 50 preguntas, se abordan diferentes aspectos de la gestión empresarial, tras lo cual, la herramienta proporciona un informe de situación de la empresa y ofrece recomendaciones con las claves para afrontar el futuro.

El director general de la consultora JDA, Joan Díaz, asegura que “la iniciativa está basada en nuestra propia experiencia con las empresas a las que asesoramos”. Y añade: “Son más de siete años de reducir márgenes, recortar salarios, de expedientes de regulación de empleo y de falta de crédito. Hemos tocado hueso y hay que devolver la ilusión”.

Gracias a este programa se tocan tres palos fundamentales que todo empresario debe tener presente en su compañía: los conceptos de negocio -“los que hay que revisar en profundidad”, matiza Díaz-, las finanzas de la empresa y, por último, las personas, “ya que también se crea entre los empleados el síndrome del superviviente, algo que afecta a la moral general de las plantillas de cualquier pyme”, añade el director.

Además, dentro de cada uno de los tres apartados, se pone el punto de mira en siete apartados diferentes, entre los que destacan clientes, transparencia, planificación, productividad o atractivo como empleador. Así, es posible dotar de una visión más global ya que “solamente el hecho de responder al cuestionario ya es hacer una reflexión”, apunta Joan Díaz.

Para el directivo, hay dos problemas básicos, a dos niveles diferentes, en la mayoría de pymes españolas: por un lado, el tamaño no permite profesionalidad en la gestión de la compañía. Por otro, el acceso al crédito ha estado muy limitado. Estas son, en general, las patas de las que cojea cualquier empresa pequeña española y ahora parece el momento adecuado para subsanar los errores.

Pero ¿por qué ahora? “Ya hay esperanza”, responde Díaz. El crédito vuelve a fluir (lentamente, pero lo hace) y las empresas comienzan a quitarse la losa de la crisis para dar un nuevo aire a sus modelos de negocio, su estructura o a la gestión de sus recursos humanos. El consejo a los pequeños empresarios está claro: “Hay que quitar el polvo acumulado estos siete años y apostar por crecer”.