_
_
_
_
_
EE UU solicita una llamada a revisión masiva a los airbags de Takata

“No lleve copiloto hasta que no revise el airbag”

Enseña de Takata
Enseña de TakataEFE

Las autoridades federales estadounidenses han solicitado hoy a los fabricantes de automóviles que amplíen la llamada a revisión de vehículos que utilizan airbag fabricados por la compañía japonesa Takata tras detectar nuevos problemas.

BMW, Chrysler, Ford, General Motors, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota utilizan los airbag producidos por Takata en sus vehículos afectados por un defecto que les ha obligado en los últimos meses a efectuar llamadas a revisión para solucionar el defecto con el equipo de seguridad. Desde 2013, estos fabricantes han llamado a revisión casi 8 millones de vehículos en Estados Unidos por el defecto de Takata.

La situación es grave, a juzgar por las palabras con las que los responsables de Toyota en Hawaii se dirigen a sus clientes. En un comunicado de esta filial de la marca japonesa, se dice que: "Toyota Hawaii recomienda encarecidamente que si su vehículo puede estar entre los que han sido llamados a revisión, inmediatamente impida a nadie que ocupe el asiento del copiloto hasta que no haya sido revisado y arreglado por un concesionario Toyota, siempre y cuando su airbag no haya sido reemplazado previamente o no conduce un coche que necesite revisión"

En abril de 2013, Takata informó a la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA siglas en inglés) que el aparato que infla el airbag del pasajero frontal del vehículo “puede producir una presión interna excesiva, causando la ruptura en el momento de activación del airbag” en condiciones de alta humedad.

De ahí que las llamadas a revisión en principio se hayan limitado a determinadas zonas húmedas de Estados Unidos, como Hawaii.

Pero la NHTSA solicitó hoy que los fabricantes que utilizan Takata amplíen la llamada a revisión a todo el país tras comprobar que el problema se extiende más allá de las zonas húmedas del país. La alerta se basa en los últimos problemas registrados en la zona de Carolina del Norte.

NHTSA señaló que si Takata y los fabricantes no aceptan efectuar la llamada a revisión general, utilizará sus poderes para forzar a las empresas, algo que podría llevar semanas.

“Esta decisión está basada en la evaluación por la agencia de un fallo del airbag del pasajero delantero en un vehículo fuera del actual área regional de revisión y su relación con cinco rupturas previas del airbag, todas ellas cubiertas por llamadas a revisión regionales en marcha”, dijo NHTSA en un comunicado.

La agencia también insinuó que algunas compañías no están proporcionando toda la información solicitada por las autoridades al exigir que los fabricantes presentan “bajo juramento, un informe detallado y todos los documentos sobre pruebas completadas y en marcha de los infladores de Takata”.

“La agencia está solicitando está información para forzar a Takata y el sector afectado a que sean francos no solo con NHTSA sino con el público estadounidense”, añadió el regulador federal.

El subdirector de NHTSA, David Friedman, dijo: “ahora sabemos que millones de vehículos deben ser llamados a revisión para reparar airbag defectuosos de Takata y nuestra agresiva investigación no ha terminado”.

“Estamos presionando a Takata y los fabricantes afectados a que emitan una llamada a revisión y asegurar que las revisiones recogen todo el ámbito del problema”, añadió.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_