Por la abundante oferta y la demanda a la baja

El petróleo ahonda su caída y baja de los 80 dólares

Chimeneas en la refinería de gas y petróleo de Brazi, 60 kilómetros al norte de Bucarest, Rumanía.
Chimeneas en la refinería de gas y petróleo de Brazi, 60 kilómetros al norte de Bucarest, Rumanía. EFE

El petróleo sigue en caída libre. El precio del barril de crudo Brent ha bajado hoy de los 80 dólares por primera vez desde septiembre de 2010. También ha marcado nuevos mínimos, igualmente de cuatro años, el precio del barril de petróleo West Texas, el de referencia enEstados Unidos, que baja a los 75,2 dólares. Este descenso se debe a una mayor oferta combinada con el temor a una menor demanda por el frenazo de la recuperación económica mundial. La división en el seno de la Organización de Productores de Petróleo (OPEP) agranda este movimiento.

Esta semana, la OPEP anunció en su informe mensual que prevé una caída en la demanda del petróleo para 2015. La organización, que agrupa a doce países (Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) se reúne el 27 de noviembre en Viena.Mientras que algunos estados piden que se decida un recorte de la producción para proteger los precios del crudo, otros prefieren mantener el precio en niveles bajos para así aumentar su cuota de mercado y no quieren actuar.

El ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Ali al-Naimi, afirmó el miércoles en México, donde se encuentra de visita, que es el mercado el que fija el precio del crudo y se negó a responder sobre si recortará o no su producción de petróleo, lo que se ha interpretado como la voluntad del país árabe por mantener una guerra de precios del “oro negro”.

Ante esta postura del país árabe, que es el mayor productor mundial de crudo, el mercado no espera que la OPEP rebaje su producción. “Para los grandes productores del cártel, es preferible aumentar los márgenes vendiendo más que manteniendo precios altos”, explica José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi para España.

Las autoridades de Arabia Saudí han declarado reiteradamente que están cómodas con el crudo por debajo de los 80 dólares. Olivier Jakob, experto del mercado de petróleo consultado porReuters, cree que el país dejará al petróleo caer por debajo de los 75 dólares antes de intervenir para estabilizar el mercado.

Los intereses cruzados en torno al precio del petróleo van más allá de la batalla interna en la OPEP. Otros países productores se ven muy perjudicados por la caída del precio del petróleo.En especial,Rusia, cuya divisa se sigue desplomando frente al dólar una vez que su banco central ha decidido dejar de intervenir en el mercado para proteger artificialmente al rublo.La perspectiva de un petróleo barato, sumada a las repercusiones negativas sobre Moscú del conflicto en el este de Ucrania, nublan aún más el horizonte económico del país como ayer mismo alertó el FMI.

Otro actor protagonista en esta historia es Estados Unidos. No pocos expertos ven en la actitud de Arabia Saudí la intención de dañar a los productores de petróleo de esquisto en aquel país obtenido mediante la revolucionaria fórmula del fracking, pues estos productores necesitan que el petróleo esté cerca de los 100 dólares para que esta técnica sea rentable.

Goldman Sachs cree que el crecimiento de la producción de petróleo de esquisto en EE UU deberá frenarse para equilibrar el mercado global de crudo. Por eso, y por el aumento de la producción mundial de crudo, prevén que el barril West Texas caiga a los 70 dólares por barril en el segundo trimestre del próximo año, para cerrar 2015 en los 75 dólares. El barril Brent, por su parte, cerraría el próximo ejercicio en los 85 dólares y subiría hasta los 90 dólares en 2016.

Asoka Wöhrmann, director de inversiones de Deutsche Asset & Wealth Management añade otras razones que aceleran la caída del precio del crudo: “La reestructuración del modelo económico chino, alejándose de la dependencia de la industria pesada, limitará el crecimiento de la demanda de muchas materias primas y la fortaleza del dólar estadounidense presionará aún más a la baja los precios de las materias primas denominados en dólares”.

Por tanto, los expertos creen que la tendencia a la baja del petróleo está aquí para quedarse.Solo la posibilidad de que se produzcan cortes de producción en Irak oLibia por los conflictos que viven ambos países o un fracaso de las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear podrían presionar al alza el precio.

La caída del petróleo tendrá efectos en la economía y en la Bolsa. JoaquínRobles, analista de XTB, cree que este movimiento a la baja del crudo tiene una difícil lectura. “Por un lado, debería ser buenos para los consumidores, abaratando los costes de producción y ayudando a la renta variable. Aunque por el otro, un crudo en niveles tan bajos puede descontar una ralentización económica mundial”, aporta.

Aunque la caída del crudo debería ayudar al consumo, lo que es positivo, también puede provocar, si continúa esta tendencia, un aumento de los riesgos deflacionistas en la zona euro.