Los seis grandes anunciarán en breve la creación de la sociedad para recapitalizar a las empresas

GAM se convierte en la primera firma que salva el Plan Fénix de la banca

Fachada de la delegación de GAM Maquinaria en Canarias.
Fachada de la delegación de GAM Maquinaria en Canarias.

Nueve bancos, entre los que están los seis grandes, han llegado a un acuerdo para recapitalizar General de Alquiler de Maquinaria (GAM). La banca se quedan así con el 77% de esta compañía. Esta es la primera operación de salvamento del Proyecto Fénix, vehículo constituido por la gran banca para recapitalizar empresas viables, pero sobreendeudadas. La siguiente será Bodegas Chivete, cuya solución puede anunciarse hoy, para seguirle en unos días Condesa.

El denominado G6 de la banca española –Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell– además, de Kutxabank, Liberbank y Abanca– han llegado a un acuerdo con los dueños de GAM para la reestructuración de su deuda. Se convierte así en la primera firma que rescata el conocido comúnmente como banco malo de empresas. Esta sociedad, integrada por los seis grandes, está aún pendiente de su constitución formal, algo que puede lograrse entre mañana y el lunes próximo, una vez que los contratos redactados por Uría Menéndez han recibido el visto bueno de la banca.

La segunda empresa rescatada será Bodegas Chivite, cuyo proceso para reestructurar su deuda puede anunciarse entre hoy o mañana. El martes, además, se llegó también a un acuerdo verbal con Condesa para su recapitalización, por lo que tardará aún unos días en anunciarse un acuerdo entre la banca y la empresa, que pasa por que la banca se quede el 100% del capital de Condesa junto a ArcelorMittal. Condesa, a su vez, conservará unas tres plantas, que podría vender o buscar otro socio. Ros Casares, mientras, la cuarta empresa que N+1 y McKinsey habrían analizado para recapitalizar su deuda dentro del Proyecto Fénix, quedaría fuera y si no cambian las cosas, parece que está condenada a presentar concurso de acreedores, apuntan fuentes financieras.

GAM remitió ayer un comunicado a la CNMV en el que anunciaba que estudia una propuesta de reestructuración de su deuda con nueve entidades que suponen en torno a un 90% de su actual pasivo bancario. La propuesta prevé que la deuda financiera de esta compañía creada en 2003 se rebaje desde los 283 millones de euros a 30 de junio hasta los 125 millones, mediante la conversión de unos 60 millones de euros de deuda de GAM en préstamo participativo eventualmente convertible.

Además, se capitalizará el resto de la deuda financiera para lo que se realizará una ampliación de capital de 98 millones de euros. Tras esta recapitalización la banca se queda entre el 75% y el 77% de participación de GAM, que pasará a la sociedad limitada Phoenix constituida por los seis grandes y gestionada por N+1 y McKinsey. Asimismo, se prevé la concesión a GAM y a otras sociedades de su grupo de financiación adicional por importe conjunto de 3,9 millones.

Fuentes de GAM aseguran que la solución pactada con la banca, y que puede llegarse a firmar definitivamente a finales de diciembre, permite a la compañía mantener su operativa tras seis años de estrangulamiento financiero por su sobreendeudamiento, consecuencia de la crisis económica del país. Y añaden que el acuerdo supone valorar la acción de GAM en 0,5 euros por título, más del doble de lo que cotiza en las últimas semanas.

Ente el 25% al 23% restante del capital de GAM se mantendrá en manos de sus actuales dueños hasta su venta, decisión que tomarán N+1 y McKinsey de acuerdo con la banca, y que puede ser en un año, ya que los bancos aseguran que no tienen vocación de inversores industriales. La banca también tiene previsto mantener a su actual equipo directivo, incluido su preside el empresario ovetense Pedro Luis Fernández (presidente de la patronal asturiana, FADE), su mayor accionista, quien controla, según el último dato de la CNMV, el 8,055% del capital.

Sin embargo, en un segundo hecho relevante, la compañía preciso que el acuerdo de Intenciones suscrito con las entidades, es un acuerdo de intenciones no vinculante. "La propuesta de reestructuración que dicho Acuerdo contempla está sujeta a negociación de las partes, la cual comenzará a producirse en los próximos días". Por tanto, continua, "el acuerdo no ha producido ninguna alteración en el accionariado de la Sociedad o en el control sobre el mismo, ni tampoco en la composición del consejo, sin que ninguna entidad haya adquirido participación alguna en GAM, ni individual, ni concertadamente, ni como consecuencia del Acuerdo de Intenciones tenga derecho a hacerlo". 

Por ello, inicialmente, las partes aseguran que contemplan la posibilidad de que, caso de implementarse la Propuesta de reestructuración, ésta cumpla con los requisitos exigibles para ser judicialmente homologada. "Si efectivamente se alcanzara un acuerdo de refinanciación, la adquisición de acciones procedente de la eventual capitalización de créditos por parte de las entidades no haría obligatoria la formulación de una oferta pública de adquisición de acciones de GAM".

El proyecto de la banca, y que se comenzó a negociar en verano, pasa también por que GAM siga cotizando por el momento, afirman fuentes cercanas al acuerdo. GAM es líder del sector de alquiler de maquinaria en España y Portugal, con filiales en Hispanoamérica, Europa del Este, Norte de África y Oriente Medio. Su elevado endeudamiento arrastra de 2008 tras una fuerte expansión y con el 90% de su negocio en España y de este, el 80% vinculado a la construcción.