Pirámides, cuchara y tenedor en El Cairo

Pirámides, cuchara y tenedor en El Cairo

Al hablar de Egipto y El Cairo, nos viene la imagen de las imponentes pirámides, de los templos, los faraones o los mil minaretes que coronan la ciudad. A orillas del Nilo se erige esta urbe, emblema del mundo islámico y la mayor de todo el continente africano. Sin embargo, parece que la primavera árabe y las continuas revueltas que se han producido desde 2011 han hecho de esta meca del turismo mundial un lugar no tan seguro y atractivo como antes. Hoy, al llegar a El Cairo se puede ver que la situación ha mejorado. Los turistas vuelven a la ciudad, que sigue tan caótica como siempre pero más segura, debido, en gran parte, a las continuas inversiones del Gobierno para recuperar su principal motor económico: el turismo.

De cualquier forma, al visitante le sobran motivos para venir a El Cairo. Una metrópoli apasionante y llena de vida, en la que descansan los restos de los grandes faraones o donde las pirámides resisten impasibles el paso del tiempo. Allí, perderse por cualquier bazar callejero es todo un placer y disfrutar de la variada gastronomía egipcia es otro aliciente para conocer esta cultura. Por ello, le vamos a proponer una serie de planes en El Cairo y Giza, donde cultura y gastronomía van de la mano.

Giza: pirámides, camellos y pichón relleno
Viajar a El Cairo y no visitar las pirámides y la esfinge de Giza es más que un sacrilegio. Que fueran levantadas hace más de 4.000 años en honor a los faraones Keops, Kefrén y Micerino, empleando millones de bloques y miles de constructores nos ayuda a entender por qué se trata de uno de los monumentos más importantes del mundo. Alquilar un camello y maravillarse con la visión panorámica de las mismas desde el desierto es todo un privilegio. No olvide negociar el precio con el guía, ya que siempre le pedirá más al final del trayecto.
Tras esta travesía necesitará reponer fuerzas, y por ello le aconsejamos acudir al restaurante del Hotel Mercure. El chef Oncy Shaheen se enorgullece de preparar los mejores pichones rellenos de todo El Cairo entre un sinfín de mezzes (aperitivos ligeros y variados) y donde los dulces que sirven de postre tampoco tienen desperdicio.

Zoco Jan El-Jalili
Este mercado es uno de los puntos más visitados de la ciudad y quizá el que mejor representa el estilo de vida cairota. Regatee en las innumerables tiendas de antigüedades, relájese en su tranquilos cafés y teterías o pruebe la auténtica comida egipcia en restaurantes como el Khan El-Khalili, siempre concurrido por artistas e intelectuales locales.

Museo Egipcio y marisco al pie del Nilo
Este museo, situado en la céntrica plaza de Tahrir, acoge la mayor colección de objetos del Antiguo Egipto. Recibe cada año en torno a cinco millones de visitantes y entre sus paredes se custodian momias, sarcófagos, esculturas y reliquias de los grandes faraones, entre las que destaca la máscara funeraria de Tutankamón. Muy cerca del museo se encuentra el restaurante Nile City, en la orilla del mismo Nilo. Es uno de los mejores lugares para comer marisco y pescado fresco.

Ciudadela de Saladino y koshary
En la cima de la colina de Muzzatan se levanta esta gran fortificación presidida por la mezquita de Muhammad Alí. Un perfecto emplazamiento para disfrutar de las mejores vistas de todo El Cairo. Antes de dejar la ciudad no olvide probar el koshary en el restaurante Abu Tarek. Este típico plato egipcio consiste en una mezcla de arroz, lentejas, cebolla frita, pasta y garbanzos, acompañado de una salsa especial de tomate picante.