Ponen en marcha un sistema electrónico de vuelo

Los pilotos de Iberia estrenan iPad

Los pilotos de Iberia estrenan iPad

Iberia acaba de poner en marcha un sistema electrónico para sustituir su cartera de vuelo tradicional. Desde el pasado lunes, alrededor de 70 pilotos están usando un iPad (en modo de prueba) que llegará a reemplazar la habitual cartera, compuesta por unos 60 kilogramos de papel. Cinco aeronaves Airbus A-320 que operan rutas de corto radio han sido dotadas del sistema Electronic Flight Bag. Tras la búsqueda de posibles mejoras, será instalado también en rutas largas y Airbus A-350.

La nueva cartera electrónica facilita la consulta de la documentación técnica, la cartografía aeronáutica y la realización de los cálculos necesarios para la preparación y la conducción de los vuelos. Además de agilizar el trabajo de los pilotos y permitir cálculos más precisos en unos segundos, su menor peso posibilita, por cada dos horas vuelo, el ahorro de cinco kilogramos de combustible y la reducción de 15 kilogramos de CO2 lanzados a la atmósfera. Cada año, la aerolínea ahorrará 500 toneladas de carburante y dejará de emitir 1.500 toneladas de dióxido de carbono.

El gerente de Estándares y Procedimientos de Iberia, Jesús Elices, ha explicado que, así, “aumenta la seguridad, porque se reduce el número de posibles errores humanos”. El sistema está completamente adaptado a los estándares de la aerolínea española, que se convierte en la primera del país en usar una cartera de vuelo electrónica.

El comandante de A-320 e inspector de Iberia Daniel Mendoza ha destacado que los pilotos ya pueden ver los puntos concretos de despegue y de aterrizaje en cada pista o recalcular la configuración del vuelo, si es necesario desviar la ruta para evitar una tormenta. Los datos facilitados por el iPad –que calcula siempre la mejor opción para el ahorro de combustible– son insertados directamente por el comandante en el sistema de gestión de navegación FMS.

En esta fase inicial, los pilotos utilizarán en 400 vuelos tanto el papel como las tabletas, que funcionan sin conectividad (en modo avión). Posteriormente, se llevarán a cabo 1.500 viajes más para poder certificar el funcionamiento del sistema.

Estos iPad están fijados en la cabina, con una instalación de cableado que asegura su alimentación a través del sistema eléctrico del avión.