El gigante chino alcanza una valoración de hasta 40.000 millones

Xiaomi dispara su valor y sube al top 3 del negocio de ‘smartphone’

Pone en marcha una gran expansión internacional

Desembarca en el negocio de las tabletas, los televisores y los contenidos.

Lei Jun, consejero delegado de Xiaomi, durante una presentación el pasado mayo en Pekín.
Lei Jun, consejero delegado de Xiaomi, durante una presentación el pasado mayo en Pekín.

Las empresas chinas siguen tomando posiciones en el mercado tecnológico mundial. Tras Huawei, Lenovo o Alibaba, que recientemente protagonizó una OPV histórica en Wall Street, otra compañía china pisa fuerte. Se llama Xiaomi y en apenas cuatro años –lanzó su primer smartphone en 2011– se ha convertido en la gran amenaza para el negocio de móviles de Samsung y Apple. Xiaomi vendió en el tercer trimestre de este año 17,3 millones de teléfonos inteligentes (en el mismo periodo de 2013 comercializó 5,6 millones) y se convirtió en el tercer fabricante de smartphones (en unidades distribuidas) del mundo, solo superada por el gigante surcoreano y el fabricante del popular iPhone, según los datos de IDC del tercer trimestre de 2014. Es decir, en unos tres años, Xiaomi se ha puesto por delante de otras empresas de renombre como LG y Lenovo, que ocupan el cuarto puesto, o como Sony o Huawei.

Esta no es la única proeza del nuevo gigante chino. Además de ser esta la primera vez que Xiaomi aparece en el top 5 de los fabricantes de móviles inteligentes elaborado por la citada consultora, Bloomberg asegura que la compañía ha puesto en marcha una ronda de financiación para captar fondos que estaría valorando al fabricante de teléfonos entre los 40.000 y los 50.000 millones de dólares, (entre 31.200 y 40.000 millones de euros), según fuentes familiarizadas con la operación, que revelan que las conversaciones están en una fase temprana.

De concretarse, en un año el valor de Xiaomi se habría disparado enormemente, pues la empresa cerró una ronda de financiación en agosto de 2013 que la valoró en 10.000 millones. Con la nueva valoración, además, el nuevo líder asiático superaría a fabricantes ya consolidados como Sony, cuya capitalización bursátil ronda los 21.000 millones de dólares, o a Lenovo, el mayor fabricante de PC del mundo y ya propietario de Motorola Mobility (tras comprársela a Google), con un valor de 16.400 millones de dólares.

La valoración del nuevo gigante chino también superaría a las de Uber (17.000 millones) y la red social Snapchat (10.000 millones). La compañía DST, dirigida por el inversor ruso Yuri Milner, podría ser uno de las empresas que participaran en la nueva ronda de financiación de Xiaomi, según una de las fuentes consultadas por Bloomberg.

Planes de expansión geográfica y de negocio

Xiaomi quiere captar nuevos recursos financieros para emprender una gran expansión internacional. El pasado abril, la compañía anunció que planeaba desembarcar en 10 nuevos mercados, entre ellos India, Brasil y Rusia. Para dar impulso a esta estrategia, la firma fichó a Hugo Barra, exvicepresidente de Google. Xiaomi, que contó en otras rondas de financiación previas con Temasek Holdings, Qiming Venture Partners, Qualcomm Ventures, IDG Capital y Morningside Venture Capital, insistirá en potenciar su negocio más allá de los smartphones, pues su objetivo es ofrecer todo un ecosistema de hardware interconectado gracias a su sistema operativo MIUI, basado en Android. En este contexto, la firma, que planea vender 100 millones de móviles en 2015, anunció hace unos días que invertirá 1.000 millones de dólares en contenido de vídeo.

El esfuerzo hecho por Xiaomi en estos pocos años parece haberle dado sus frutos. La compañía, que vende directamente a sus clientes, no solo ha conquistado al consumidor chino sino que ahora empieza a calar entre los usuarios de otros mercados asiáticos como Singapur e India. Su incipiente expansión internacional, combinada con la fuerte demanda de su teléfono insignia, el Mi4 –destinado a competir contra el Galaxy S5 de Samsung y los nuevos iPhones de Apple– han resultado clave para su éxito. La compañía cerró el tercer trimestre con una cuota de mercado del 5,3%, muy lejos del 2,1% que tenía en el mismo periodo del año anterior.

Buenos precios y calidad

Los analistas aseguran que Xiaomi se ha ganado el favor de los consumidores con un reclamo muy atractivo: terminales a bajo precio, pero con especificaciones comparables a otros terminales de gama alta. Por ejemplo, su terminal Mi4 se vende en su web china a partir de los 1.999 yuanes (unos 270 euros), muy lejos del precio del nuevo iPhone 6 o del Samsung Galaxy 5.

Pero Xiaomi ambiciona más poder en el negocio tecnológico mundial. La firma irrumpió el pasado mayo en el sector de las tabletas, lanzando su MiPad por 180 euros–, un claro desafío al iPad Mini de Apple. Otro terreno donde ha puesto un pie es en el de los televisores. La pasada primavera, lanzó la XiaomiTV 2, un televisor inteligente de 49 pulgadas con el que aterrizaba en el incipiente mercado de las pantallas con resolución 4K, y el decodificador MiBox. “Queremos que la gente joven también disponga de un cine en casa”, aseguró entonces Lei Jun, consejero delegado de la compañía.