Plan de recortes para que la compañía sea "más fuerte y rentable"

Rolls-Royce eliminará 2.600 puestos de trabajo en los próximos 18 meses

Una hélice de Rolls Royce.
Una hélice de Rolls Royce.

El fabricante de motores británico Rolls-Royce ha anunciado este martes que suprimirá 2.600 puestos de trabajo durante los próximos 18 meses como parte de su proceso de reestructuración. El grupo Rolls-Royce, que fabrica motores para aviones civiles y militares y para el sector de la marina, y que da trabajo a 55.200 personas en todo el mundo, ha indicado que los recortes afectarán, sobre todo, a su división de aeronáutica.

“Las medidas anunciadas hoy no serán las últimas, sin embargo ayudarán a que Rolls-Royce sea más fuerte y rentable”, ha declarado su director ejecutivo, John Rishton.

El segundo mayor fabricante del mundo de motores de aviones también ha nombrado a David Smith nuevo director de finanzas del grupo. Smith, que hasta ahora había sido director de finanzas de la división aeroespacial, sustituye a Mark Morris, que deja Rolls Royce después de 27 años.

Al conocerse estas noticias, las acciones del grupo se dispararon, incrementándose un 2%.

Los recortes de empleos, que en su mayoría afectarán a la división aeroespacial, tendrán un coste extra de 153 millones de euros en los próximos dos años, antes de reducir el gasto por unos 102 millones de euros, una vez que los cambios se hayan aplicado plenamente.

La compañía, que empezó su andadura en 1884 y que tiene sus dos grandes bases de operaciones en Bristol y Derby (suroeste y centro de Inglaterra, respectivamente), advirtió el 17 de octubre que el deterioro de las condiciones económicas suponía que sus ganancias no aumentarán el próximo año como anteriormente previsto, lo que provocó que sus acciones se hundieran un 16%. La nueva situación obligaba a centrar sus esfuerzos en la reducción de costes, entre ellos los de la plantilla, advirtió Rolls.

En la actualidad, Rolls-Royce da trabajo a unas 55.000 personas en 45 países, 17.000 de las cuales son ingenieros, al tiempo que entre sus clientes, que provienen de más de 120 países, destacan 380 aerolíneas y 160 fuerzas armadas.

Rolls-Royce ya causó inquietud en círculos económicos cuando a principio de este año adelantó que no esperaba crecimiento alguno en 2014 como consecuencia del recorte del gasto en defensa. También informó entonces de que preveía un descenso del 3 por ciento en sus beneficios para 2015 debido, en parte, a los retrasos en los pagos de clientes y a la cancelación de pedidos por el empeoramiento de la situación económica.

En el Reino Unido, Rolls-Royce emplea a 12.000 trabajadores en sus cuatro instalaciones del interior de Inglaterra, 1.500 en cinco del noroeste y 2.400 en seis plantas en Escocia.