La I+D+i sigue siendo la asignatura pendiente en España

Cuando un directivo llegue a ser rector... habrá innovación

“En Inditex hasta el menú de mediodía es innovador”, señaló Ferran Adrià

Volkswagen es la empresa que más invierte en I+D del mundo

Foto de familia de los premios Cinco Días a la Innovación Empresarial. Ver fotogalería
Foto de familia de los premios Cinco Días a la Innovación Empresarial.

 El día en el que consigamos que un directivo de una gran empresa sea, por ejemplo, rector de una universidad o al revés, habremos conseguido muchísimo para la I+D+i española”. Son palabras de la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, para quien es necesario favorecer la movilidad con el fin de recorrer completamente el camino de todo el proceso innovador, tal y como se está implementando en la Unión Europea con Horizonte 2020. Porque sin innovación no hay crecimiento.

De ello dan fe desde hace siete años los Premios CincoDías a la Innovación Empresarial, galardones patrocinados por La Caixa y Repsol, y que nacieron para conmemorar el 30 aniversario del diario decano de la información económica. En todos estos años se han premiado 21 compañías las que han obtenido este reconocimiento por el empeño puesto en mejorar productos y servicios.

En esta ocasión, la escultura de la artista Cristina Iglesias a la inicitativa empresarial más innovadora en responsabilidad social corporativa fue para la farmacéutica Novartis, por su proyecto contra la malaria. Fruto de eta iniciativa se ha donado más de 600 millones de tratamientos contra esta enfermedad tropical, fundamentalmente en África. En la categoría de proyecto empresarial más innvoador en el campo de las nuevas tecnologías se premió al grupo almeriense Cosentino por el desarrollo de Dekton, un nuevo material de construcción y de decoración, que revolucionará los interiores y exteriores de los edificios, y en el que se han invertido 128 millones de euros.

El tercer premio, el de la acción empresarial más innovadora ligada a la universidad, fue a parar este año a la spin-off Aquilón, con sede en León y ligada al grupo farmacéutico Ferrer, que investiga en antibióticos, vacunas y probióticos en el campo veterinario.

La capacidad innovadora de las empresas, o lo que es lo mismo, la generación de nuevos productos, procesos y servicios, es un pilar decisivo para la competitividad de la economía, entre otras razones por la necesidad de adaptarse a los cambios derivados de la globalización de los mercados. Sin embargo, los avances en el campo de la innovación siguen siendo tímidos.

España cuenta con grandes empresas que están entre las más innovadoras del mundo, sin embargo, el conjunto empresarial en su totalidad todavía sigue lejos de los países punteros. Así se desprende de la clasificación que publica el Institute for Management Development en su Anuario de Competitividad 2014, elaborado a través de una encuesta entre directivos de empresas. Países como Israel, Estados Unidos, Suiza, Dinamarca y Alemania son los cinco países mejor clasificados de un total de 70, según se desprende del citado estudio, donde también se encuentran Malasia, Suecia, Irlanda, Finlandia y Japón que completan la lista de los diez primeros, entre los que figuran cinco países de la Unión Europea.

Entre los veinte mejores se encuentran Austria, los Países Bajos, Reino Unido, además de Indonesia, Singapur, Canadá o Taiwan. En la siguiente decena se encuentran Luxemburgo, Francia, Bélgica, Italia, Lituania y Estonia. Yen el puesto 33 de dicha clasificación se encuentra España, que sube unos peldaños, ya que en el año 2012 se encontraba en el puesto 44.

Sin embargo, la distancia con los países más avanzados es notable. Por detrás de España se sitúan la República Checa, (36), Portugal (40), Eslovenia (44), Polonia (45), Grecia (47) y Hungría (48). Los países peor clasificados de la UE son Eslovaquia (54), Rumanía (57), así como Bulgaria (59) y Croacia (60), que son los últimos del ranking internacional.

La innovación, de momento, sigue siendo patrimonio de las grandes empresas. Según se desprende de otro ranking que recoge las 2.000 empresas que más invierten en I+D en el mundo, según la Comisión Europea, encabezadas en el caso español por Telefónica (en el puesto 99), seguida muy de cerca de Banco Santander (en el peldaño 101). Las siguientes compañías, son las tecnológicas Amadeus, se encuentra ya en el puesto 224, e Indra, en el 427. Muy cerca, en el 475, se encuentra Acciona, y en el 486, la farmacéutica Almirall. En esta clasificación aparecen también Iberdrola, Grifols, Gamesa, Abengoa, Repsol YPF, Industria de Turbo Propulsores, Fagor, Zeltia, ACS y OHL.

Pero la empresa que más recursos invierte, más de 9.500 millones de euros, a I+D es la alemana Volkswagen, seguida de la coreana Samsung, con cerca de 8.500 millones de euros. El tercer puesto y cuarto puesto son para las estadounidense Microsoft, con aproximadamente 8.000 millones de euros destinados a este cometido, seguida de Intel. En quinto lugar se encuentra otra empresa de automóviles, en esta ocasión la japonesa Toyota, a la que siguen una ristra de farmacéuticas Roche, Novartis (ambas con la matriz en Suiza), las estadounidenses MSD, Johnson & Johnson (empresa de gran consumo con una división potente de farmacia) y Pfizer.

Otro de los referentes en cuanto a la evaluación de la inversión en I+D en España es la Fundación Cotec, que en el informe sobre Tecnología e Innovación en España 2014 hace hincapié en la profunda crisis que está viviendo Europa, y especialmente España, lo que tiene inevitables consecuencias para el sistema español de innovación, aunque no son igualmente intensas para todos sus agentes y sectores, siendo el más castigado el sector público. Sin embargo, también se observa un cambio de tendencia en la opinión de los expertos consultados por Cotec, a principios de este año, que se muestran algo menos pesimistas que en años anteriores.

Sin embargo, el director general de la citada institución, Juan Mulet, ha expresado su preocupación debido a que España sigue alejada de Europa en sus indicadores de I+D e innovación, y más aún que la parte pública haya sido la que más se ha deteriorado. “La consecuencia más importante está siendo el envejecimiento de los investigadores y de los aparatos y equipos de investigación, que no se renuevan”. También recalca que afortunadamente, el número de empresas que realizan I+D se ha mantenido constante a pesar de la crisis, “si bien no son más de 12.000 empresas, cuando para una economía como la española esta cifra debería ser al menos cuatro veces mayor”.

También detalla como problemas importantes a que “todos los agentes del sistema español de innovación, tanto públicos como privados, se quejan de las dificultades de financiación”. Es más, los expertos consultados por la citada fundación, que preside la exministra de Ciencia e Innovación Cristina Garmendia, coinciden en denunciar la falta de conciencia social en España sobre la importancia económica de la innovación.

Yson las pequeñas y medianas empresas las que tienen que volcarse en la mejora de sus productos y servicios. Así lo señaló Ferran Adrià, que impartió la lección magistral en la clausura de la VII edición de los Premios Cinco Días a la Innovación Empresarial, celebrada en el madrileño Campus de Repsol. “Todos competimos en el mundo. Hay una gran dificultad de que la innovación se inculque en las pymes. La creatividad para una empresa de este tipo es buscarse la vida. Ese es el gran reto, además de que en un proyecto haya pasión”, señaló el reputado cocinero, que aconsejó a directivos y empresarios pararse a reflexionar sobre sus procesos creativos. “¿Cuantas empresas tienen auditorias sobre la innovación que realizan?, ¿quienes les controlan?, ¿por qué no hay control de I+D?”, preguntó al auditorio.

También advirtió del error que se comente en numerosas ocasiones al intentar crear un departamento de I+D sin ningún fundamento. “Es una equivocación porque toda la empresa debe ser innovadora”. Ycitó como ejemplo de innovación a empresas como Inditex, de la que destacó el complejo que la multinacional española tiene en Arteixo (A Coruña). “Allí todo es rápido, no pierdes el tiempo en el control de acceso, como pasa en otras empresas. Amancio Ortega ha implantado el concepto de I+D en toda la empresa, hasta en el menú que me dieron a mediodía”, explicó Adrià, que confesó que desde cualquier empresa, por pequeña que sea, se puede hacer las cosas de manera diferente. Él y su equipo consiguieron elevar a elBulli, un pequeño restaurante ubicado en una escondida cala en Roses (Girona), a los altares de la gastronomía mundial. “Facturábamos 2,15 millones de euros y destinábamos el 22% a innovación. Cada año renovábamos todo”.