José Luis Ramón, director corporativo de operaciones e I+D de Cosentino

“En todo proyecto innovador debe haber gente escéptica”

José Luis Ramón, esta semana en Madrid.
José Luis Ramón, esta semana en Madrid.

Habla con auténtica devoción de la última criatura que ha nacido en el laboratorio de Cosentino, una empresa familiar asentada en Almería y dedicada a la producción y distribución de superficies para el mundo de la arquitectura y el diseño. Se trata de Dekton, un nuevo material de decoración en el que se utiliza la tecnología TSP (tecnología de sintetizado de partículas) y al que se han destinado 128 millones de euros y más de 22.000 horas de trabajo. Por todo ello, acaba de recibir el Premio CincoDías a la Innovación Empresarial. José Luis Ramón, alicantino, de 39 años, ingeniero industrial por la Politécnica de Valencia y MBA por el Instituto de Empresa, trabaja desde hace 15 años en el grupo.

Pregunta. ¿La innovación es una de las claves del éxito de Cosentino?

respuesta. Está en nuestro ADN. Nuestras claves son la internacionalización y la innovación. Desde que la compañía era más pequeña siempre ha tenido esa vocación. Nuestra primera filial se abrió en Estados Unidos en 1997, y dos años más tarde nació Brasil. Tenemos sedes propias en 20 países, contamos con un total de 90 centros de distribución y vendemos en 80 naciones. Y la innovación está en el origen de la compañía, que comenzó investigando con la piedra natural, con el mármol que hay en la zona de Almería; más tarde, con el Silestone; luego, con los granitos en Brasil, y ahora mismo con este nuevo material, Dekton.

P. ¿Qué ha supuesto este nuevo proyecto para la compañía?

r. Nos ha dado un gran impulso. Era una iniciativa con muchos riesgos porque suponía reunir el vidrio, la cerámica y la tecnología del Silestone. El nuevo material Dekton transformará nuestro modelo de negocio, cambiará la empresa y nos hará crecer. Nos abre al mundo de la decoración exterior, ya que resulta un producto muy atractivo para los arquitectos debido a que pueden disponer de más metros que en el interior. Les gusta porque integra el interior y el exterior con el mismo material, pueden jugar con el material, tienen libertad.

P. ¿Están preparados para afrontar la demanda?

r. Siempre hay que dimensionar cómo vas a afrontar eso. En este caso, a la reindustrialización se han destinado 128 millones de euros, lo que nos permite tener capacidad de producción. Para todo ello, para conseguirlo, el equipo es clave. Al final tienes que rodearte de los mejores, pero no solamente a nivel interno, sino también a nivel externo; nuestros socios deben ser los mejores. El equipo es clave, ha de ser completo; hay quien no cree en los proyectos.

P. ¿Y cuentan con los escépticos?

r. En todo proyecto innovador tiene que haber gente escéptica. Es necesario, hace que se le dé la vuelta al proyecto. A la gente menos atrevida le cuesta más entender para qué necesitamos, por ejemplo, un nuevo material. Es lo que te da fuerza para ver las cosas de manera diferente.

P. Cuando se innova, habrá que tener siempre muy presente el error.

r. Hay que tener tolerancia al fracaso. Es muy importante porque es necesario aprender de las cosas que no salen bien.

P. ¿Qué tiempo de margen manejan cuando afrontan un proyecto de este tipo?

r. Hay proyectos de menos riesgos y sabes que a lo sumo en seis o doce meses podrán salir adelante. Y por otro lado existen otras iniciativas con las que abres otras posibilidades. En el caso del Dekton, estuvimos investigando durante seis años hasta poder escalar el proyecto a nivel industrial. En cartera tenemos unos diez proyectos que madurarán en dos o tres años, aunque alguno caerá. En nuestro sector no hay demasiada tecnología y tenemos que ir a otros sectores para ver qué podemos importar.

“Volvemos a crecer en el mercado español”

P. ¿Qué presupuesto destinan a innovación?

R. Al área científica, el 0,9% de la facturación, pero además debemos llevar la innovación a la práctica, llevarla a escala industrial, y ahí destinamos cerca del 1,2% de los ingresos. Al final, invertimos cerca del 2%. En el área científica contamos con 26 personas, pero además tenemos colaboraciones externas, como con el Instituto de Ciencias de los Materiales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)... Si alguien nos puede aportar, vamos a intentar conseguir ese conocimiento. Somos pioneros también en desarrollar nuevos modelos de distribución y comercial.

P. La crisis inmobiliaria ha debido tocarles de lleno.

R. Desde 2008 en España no se ha vivido un buen momento, pero ahora volvemos a crecer aquí. Estamos entrando en nichos de mercado, y con el material Dekton estamos creciendo, aunque lo mejor de este material está por venir. En 2013 facturamos 488 millones de euros y este año prevemos ingresar 575 millones gracias también al desarrollo de este producto.

P. ¿Qué importancia tiene el mercado español en la cuenta de resultados?

R. España es un mercado más, a pesar de que la empresa es española. Estamos en niveles parecidos a Reino Unido, que es el país que más destaca. Nosotros queremos ser embajadores de la Marca España, queremos ser competitivos en el mundo desde aquí. Somos una empresa familiar totalmente profesionalizada, donde tenemos libertad para hacer mucho en todos los niveles. Eso sí, debemos responder con las cuentas porque los recursos no son infinitos. Todos somos parte de un equipo, yo no soy responsable de innovación, lo somos todos.