Informe de Axesor

Viscofan, los desafíos de ser una multinacional

Axesor no considera que el rating soberano de un determinado país deba limitar la calificación máxima que pueda merecer una empresa cuyo domicilio social está en dicho país, siempre y cuando esta compañía exhiba una adecuada diversificación geográfica, de sus líneas de negocio y de producción y fuentes de financiación. Y ese es precisamente el caso de Viscofan, líder mundial en producción de envolturas artificiales para la industria alimentaria, un negocio que se caracteriza por la competitividad y una elevada exigencia tecnológica. Fundada en Navarra en 1975, la empresa está hoy presente en más de 100 países y cuenta con una cuota de mercado del 26% en este subsector a nivel mundial. Los productos que comercializa Viscofan son tripas celulósicas; tripas de colágeno; tripas de fibrosa, un tipo de envoltorio de celulosa que se refuerza con papel de abacá, envolturas plásticas y alimentación vegetal, a través del grupo IAN, que se comercializa bajo la marca Carretilla y que en los últimos resultados está exhibiendo una fortaleza creciente. A su recurrente capacidad de generación de ingresos, Viscofan suma una estructura financiera óptima, con un nivel de endeudamiento muy bajo (la relación deuda financiera neta/ebitda al cierre de 2013, último ejercicio completo, fue de 0,65 veces).

Axesor otorga a Viscofan un rating no solicitado de AA con tendencia positiva. El reto que tiene ahora la compañía es justamente gestionar los desafíos que acarrea su profunda internacionalización. Así, los ingresos consolidados del grupo en los nueve primeros meses del año apenas han variado, se situaron en 588 millones de euros (+1,6% en tasa interanual) y la mejora del ebitda fue ligeramente superior, un 4,3%, hasta 141,95 millones, según los resultados recientemente publicados por la compañía, con la debilidad de las principales divisas comerciales del grupo como uno de los factores fundamentales que está incidiendo negativamente en los resultados.

La división de envolturas es el core business de Viscofan, su cifra de negocio en los nueve primeros meses del año fue de 506,6 millones de euros (86% del total). Por áreas geográficas, Europa-Asia se consolida como el principal segmento para esta división: sus ingresos crecieron un 6,4% en tasa interanual hasta sumar 280 millones de euros. En contraste, Norteamérica experimentó un retroceso del 6,2% hasta los 147,1 millones de euros, afectada por la depreciación del dólar y los efectos del virus PED en la cabaña porcina. Por último, las ventas retrocedieron un 0,4% en Latinoamérica (79,3 millones de euros), siendo en este caso la debilidad del real brasileño la responsable de erosionar las cuentas.

La compañía acometió el año pasado una intensiva inversión para incrementar la capacidad productiva en China, lo que tuvo un efecto inicial negativo en los niveles de rentabilidad económica y financiera, así como en su posición de caja, motivada tanto por la política de inversiones, como por la reducción de deuda, con el resultado en 2013 de un saldo negativo de caja de 28,12 millones de euros. Todo este esfuerzo se ve actualmente compensado por un mayor posicionamiento estratégico en el mercado chino, el país con mayor demanda mundial de envolturas y con mayor crecimiento, que está aportando una contribución creciente a los resultados.

Desde Axesor se califica de idónea la autonomía financiera de la compañía. El nivel de solvencia que ostenta Viscofan en el corto plazo es holgado. Entre los puntos fuertes destacan los siguientes: la deuda financiera (86,2 millones de euros al cierre del tercer trimestre de 2014) representa solo el 37% de los recursos ajenos, un nivel que desde Axesor se considera reducido; la práctica de la retención anual del 50% del beneficio para autofinanciación, un mecanismo que fortalece su autonomía; y la buena situación del patrimonio neto, que representa un 66% de la inversión (790 millones de euros). La empresa navarra ha utilizado los excedentes de generación de caja para optimizar la situación de endeudamiento y crecer en el mercado internacional. El grupo cuenta con pólizas de crédito concedidas cuyo importe dispuesto en 2013 fue cercano a los 85 millones de euros, sobre un límite de 121 millones.

En conclusión, Axesor considera excelente la flexibilidad financiera de Viscofan. El bajo endeudamiento y la recurrente generación de beneficios y tesorería le otorgan una garantía y liquidez suficientes para afrontar su actividad de explotación, sus planes de expansión y el desafío intrínseco a su alta internacionalización. El incremento de las ventas y la contención de gastos derivados del ejercicio de la actividad han supuesto una mejora significativa en la eficiencia operativa gracias al aprovechamiento de las economías de escala desarrolladas en los centros de producción. Ello, unido a la óptima estructura financiera, pone a Viscofan en una situación de escaso riesgo de solvencia.