La aerolínea lidera el tráfico de pasajeros en el aeropuerto de El Prat-Barcelona

El secreto de Vueling

El secreto de Vueling

Desde su nacimiento, hace apenas diez años, Vueling ha sabido gestionar con éxito una forma de negocio, el low cost, con las necesidades de un mercado cambiante y exigente en el corto y medio radio. Vueling “nació con una vocación de hacer las cosas distintas”, recuerda Fernando Estrada, director de estrategia y alianzas de la aerolínea.

En esa táctica han sido claves tres factores: la eficiencia y ofrecer el mejor producto al mejor precio”. Su forma de hacer le ha permitido afrontar los tiempos de crisis que vive el sector sin sobresaltos, con una cuenta de resultados en beneficios, algo nada común en estos momentos, nuevas inversiones y rutas y perspectivas de crecimiento en los próximos años.

En una década, Vueling ha pasado de tener una flota de dos Airbus 320 y cuatro rutas a convertirse en la compañía líder en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde opera actualmente más de 100 destinos directos, transporta más de 16 millones de pasajeros y tiene una cuota de mercado del 37%.

Para asumir tal volumen de actividad, la aerolínea cuenta hoy con una flota de 70 Airbus, de los cuáles 66 son A320 con una capacidad para 180 pasajeros. Nueve de estos aviones “son los nuevos modelos con la última tecnología punta de alerones avanzados” –llamados sharklets por el fabricante– y otros cuatro A319 con capacidad para 150 pasajeros.

La aerolínea pretende afianzar su oferta para el pasajero de negocios no estacional

Las nueva tecnología de Airbus aporta seguridad y eficiencia a la operativa de vuelo y favorece la reducción de los niveles de CO2 y un menor consumo de combustible. Dentro del modelo low cost, Vueling ha evolucionado hacia el sector premium, “enfocado a un pasajero de negocios que demanda una mayor frecuencia de vuelos y horarios, busca un servicio confortable, eficiente, serio y puntual”, explica Estrada.

Vueling ha demostrado que “con una política de costes bajos se puede ofrecer un buen producto”. ¿Cómo? Sus aviones vuelan más, es decir, al tener tantas frecuencias de horarios, “están más tiempo en el aire con los mismos aviones. Vueling opera punto a punto, con lo cual no requiere tanta infraestructura”.

Durante estos diez años de evolución “ofrecemos conexiones sin penalizaciones, con el mismo tiempo de escala que una regular, no se cambia el programa, no se modifica el servicio al cliente y además nos permite ofrecer una clase business a buen precio y sin costes añadidos para la compañía”, explica Estrada.

Uno de los retos de la compañía es consolidar su producto para el pasajero de negocios “que no es estacional y que por motivos de trabajo vuela todo el año. Más de un 40% de nuestro pasaje vuela por motivos de negocio y les ofrecemos lo que buscan: aeropuertos premium, horarios flexibles y tarifas diferentes adaptadas a las necesidades de cada tipo de pasajero. Lo que nos define es que somos una compañía muy dinámica”.

70 Airbus componen su flota. De ellos, 66A320 con capacidad para 180 pasajeros y 4 A319 con capacidad para 150 pasajeros.

Este modelo de negocio se basa en tres líneas de actuación: garantizar enlaces a las principales capitales financieras europeas, como Fráncfort, Londres, París, Bruselas o Milán; ofertar un elevado número de frecuencias diarias, y proporcionar la mayor flexibilidad posible.

La aerolínea ofrece tres tipos de tarifas, “una más barata, otra óptima, donde los servicios adicionales se pagan, y una business” para viajeros que buscan un valor añadido.

100 destinos opera Vueling desde el aeropuerto de El Prat. Transporta más de 16 millones de pasajeros al año y tiene una cuota de mercado del 37%.

Imagen de los nuevos Airbus con los alerones avanzados.
Imagen de los nuevos Airbus con los alerones avanzados.

Vueling está participada en un 97,5% por el grupo IAG, holding de Iberia y British Airways, y forma parte de la Alianza One World, en la que están algunas de las líneas aéreas más importantes del mundo, como British Airways –con más de 200 destinos en 90 países–; Iberia –110 rutas en 40 países y la aerolínea líder en el Atlántico Sur–; American Airlines –330 destinos en 50 países–, o Qatar Airways –más de 130 destinos de negocios y placer en todo el mundo, con esta última compañía tiene además una alianza estratégica–.

Todo ello le permite ampliar su red de destinos con vuelos compartidos con más de 900 destinos en 150 países de todo el mundo y para el pasajero supone también una mayor disponibilidad y flexibilidad tanto de horarios como de opciones y servicios.

De cara al futuro inmediato, Vueling se plantea nuevos destinos y frecuencias desde su aeropuerto de referencia, Barcelona, así como aumentar su presencia en los aeródromos regionales de España con diferentes potenciales de crecimiento, y por último, consolidar su posición en Roma y posicionar a su principal aeropuerto, Fuimicino, como un segundo Prat. Vueling dispone de 11 aviones en Italia, nueve de ellos en Roma, con rutas a 40 destinos distintos.