"Somos el espejo en que Europa desea que se miren" los países

Rajoy: España es la faz más expresiva de la solución del paro

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que aunque España está aún “muy lejos” de superar sus problemas de desempleo, en la Unión Europea ha pasado de ser “el rostro más visible del problema a convertirse en la faz más expresiva de la solución”.

Rajoy ha comparado la situación actual de España con la que vivía hace unos años en su comparecencia ante el pleno del Congreso para informar de las conclusiones del Consejo Europeo de la pasada semana.

En esa cumbre se analizó la situación económica de la UE, y Rajoy aprovechó para aportar los datos de crecimiento y empleo en España en los últimos trimestres.

El jefe del Ejecutivo ha recordado que España era el principal centro de preocupación de la UE y sus finanzas públicas eran la principal inquietud.

“La recesión que en nuestro país se vivía era la principal debilidad de la recuperación, y la dificultad de afrontar su rescate era la principal expresión de incapacidad de los mecanismos comunitarios”, ha añadido.

Frente a ello, ha señalado que, ahora, el crecimiento español es el contrapunto de la “marcha vacilante” de las principales economías europeas y las reformas puestas en marcha “el espejo en que Europa desea que se miren los países más lentos en implementarlas”.

“La seriedad fiscal y presupuestaria de nuestro país es ejemplo para los incumplidores”, ha insistido Rajoy, quien ha precisado que, pese a que se está aún “muy lejos” de superar el problema del desempleo, se ha dado un giro de 180 grados.

Ha sido entonces cuando ha asegurado que España “ha pasado de ser el rostro más visible del problema a convertirse en la faz más expresiva de la solución”.

Un asunto central de la cumbre fue la política energética de la UE, cuestión ante la que Rajoy ha reiterado hoy su satisfacción por los pasos dados al respecto y que son positivos para terminar con el aislamiento energético de España.

A su juicio, “no hay tiempo que perder ni más excusas que dar” para aumentar las interconexiones y lograr una política energética común.

Entre los beneficios para España de los acuerdos de la cumbre, ha citado que obtiene una compensación para hacer frente a los sobrecostes por baja interconexión y que las instituciones europeas se involucrarán directamente en la consecución de más interconexiones.

“Estos pasos colocan la interconexión entre estados miembros, en particular de la península Ibérica, en el centro de la política energética europea”, ha asegurado.

Además, para él, los acuerdos sitúan a la UE con un “claro liderazgo mundial” en cambio climático y crecimiento sostenible.

Todo ello le ha llevado a insistir en su satisfacción ante los resultados de la cumbre porque se ha alcanzado “el fruto anhelado de un largo esfuerzo que ha salido bien, que es bueno para Europa y representa un gran beneficio para el conjunto de los españoles”.