La UE ahorra 32.000 millones a las empresas con cambios legislativos

Entrevista exclusiva a Francisco Fonseca, director de la Representación de la Comisión Europea en España desde 2009

Facilidades de financiación en la UE

La UE ha conseguido ahorrar hasta 32.000 millones de euros a las empresas españolas, gracias a la eliminación de procesos legislativos y a la reducción de cargas administrativas. Así lo ha confirmado el director de la Representación de la Comisión Europea en España desde 2009, Francisco Fonseca, en una entrevista en exclusiva para Territorio Pyme. En ella nos ha aclarado las medidas que se han tomado desde la Unión Europea (UE) para facilitar el ahorro y la financiación para las empresas en tiempos de crisis continental, y muy especialmente para España.

La UE cuenta con una política en favor de las empresas pequeñas, que son vitales para la economía de un país. Fundamentalmente existen tres prioridades para ayudar a las pymes: reducir las cargas administrativas, facilitar el acceso a la financiación, e impulsar la internacionalización.

Las sobrecargas administrativas hacen perder dinero a las empresas

Como asegura Fonseca, cargar a las empresas con procesos legislativos o cambiarlos frecuentemente, dificulta su desarrollo y crecimiento. La UE por eso, ha reducido las cargas administrativas un 27%, lo que ha supuesto que se eliminen más de 1.300 actos jurídicos, y 7.800 páginas del Diario Oficial de la UE. Pero, además, también ha supuesto un aumento de la riqueza de las empresas. Se estima un impacto económico de 32.000 millones de euros entra 2007 y 2012.

La UE abre nuevas vías de financiación

Las vías de financiación de las empresas también se han facilitado en Europa. Sanear el sistema bancario, favorecer el trabajo de los fondos de capital riesgo o simplificar los requisitos de acceso a los mercados de capitales para las pymes, son algunas de las medidas que la UE ha puesto en marcha para poder acceder a fuentes de financiación más fácilmente.

Por otro lado, la UE también aporta subvenciones y préstamos bonificados o avalados, lo que supone una financiación más directa. Estas subvenciones son una fuente importante de dinero, casi 100.000 millones de Euros para toda Europa. Además, no “hay que olvidar el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Durante la crisis el BEI ha concedido préstamos a pequeñas y medianas empresas europeas por un total de 30.000 millones de euros”, subraya Fonseca. También en el año 2012, el BEI recibió una inyección de capital de 10.000 millones, que permitirá aumentar los créditos en hasta 60.000 millones hasta 2015.