Fondos y Planes. En portada

Fondos de autor: el riesgo de parecer único

Salidas de dinero tras la partida de Gross, García Paramés, Martín o Morgado

Los expertos prefieren equipos antes que gestores estrella

Fondos de autor: el riesgo de parecer único
Thinkstock

Hay ocasiones en las que el gestor logra más fama que la gestora para la que trabaja. A su buen ojo se achacan los buenos resultados de un fondo y los inversores los consideran pequeños dioses a los que entregan confiados su dinero. Pero ¿qué pasa si la estrella decide iluminar otro escenario?

Entre los casos más sonados fuera de nuestras fronteras está la reciente marcha del rey de la renta fija Bill Gross de Pimco, que se tradujo para la gestora en la pérdida de 23.500 millones de dólares en activos solo en septiembre.

Más lejanos en el tiempo recordamos los casos de Nicholas Valeski, que dejó Oyster para fundar Alken, su propia gestora, o ladesintegración del producto insignia de Fonditel, el Velociraptor, que sufrió importantes reembolsos tras la marcha de su gestor estrella Cristóbal Thomas de Carranza. Y es que el principal riesgo de los denominados fondos de autor es precisamente que su autor deje de firmarlos.

Se tratade obtener rentabilidad positiva con filosofías de inversión únicas

Parecen excentricidades del mundo anglosajón, pero en España también hemos hecho nuestros pinitos. Y la prueba está en la pequeña revolución que han provocado las salidas en las últimas semanas de profesionales tan renombrados como Francisco García Paramés, gestor insignia de Bestinver durante 25 años, o Iván Martín, del Santander.

El principal objetivo de este tipo de productos es obtener rentabilidades positivas con filosofías de inversión distintas y únicas y, muy importante, en cualquier entorno de mercado. Así, el riesgo de estos fondos deja de ser el tradicional del mercado en el que invierte y pasa a ser el del gestor.

De ahí las dudas entre los expertos sobre si es adecuado confiar en gestiones personalistas o es mejor apostar por los equipos.

Esta es la eterna duda: ¿es preferible un líder o un equipo? “Es mejor para el inversor confiar en una estrategia de inversión liderada por un equipo de gestión consolidado, no por un gestor estrella”, afirma Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM en Iberia y Latinoamérica, y aunque admite que existe gente muy brillante en el mercado, añade que “el mayor riesgo no es solo que el gestor abandone la firma, sino que sus decisiones no estén suficientemente basadas en un profundo análisis”.

De parecida opinión es Andrea Amor, analista de Feelcapital: “Es mejor confiar en una estrategia de inversión que en un gestor estrella. Si cuentas con un equipo en el que todo el mundo propone ideas y se toman decisiones tras alcanzar un consenso, obtienes dos ventajas: eliminas los posibles sesgos individuales y es más probable que un equipo de personas preparadas tomen una mejor decisión que un individuo”.

También en Gesconsult creen que es mucho mejor confiar en una estrategia y en un equipo de gestión, “o lo que es lo mismo, en un proceso de inversión disciplinado que involucre a gestores, analistas y asesores y que además haya sido capaz de demostrar resultados consistentes en diferentes entornos de mercado”.

El sector percibe un mayor interés por fondos de gestoras independientes

Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM en España, por su parte, cree que se trata más bien de un equilibrio. “El gestor no trabaja aislado del resto del equipo, con lo que la idea de que el rendimiento depende de una sola persona es errónea en un marco de gestión de calidad institucional. Al mismo tiempo, la idea de que las decisiones siempre pueden ser consensuadas en un grupo o equipo tampoco es correcta: tiene que haber un responsable último de las decisiones en la gestión de un fondo, y ese es el gestor”.

Pero en lo que todos coinciden es en que “al final estamos frente a fondos que tienen una dependencia muy importante de una o muy pocas personas; si estas deciden irse, el fondo queda huérfano y sufre el riesgo de acabar siendo cerrado”, advierte David Sánchez, analista de fondos de Inversis Banco.

Javier Sáenz de Cenzano, director de análisis de fondos de Morningstar,  considera que en la industria española de fondos históricamente se ha puesto poco énfasis en quién gestionaba el fondo, “porque era, y es, un mercado dirigido por el poder de distribución de las grandes gestoras pertenecientes a bancos”, y señala a Bestinver como la gran excepción.

No obstante, admite que desde hace algún tiempo “hemos visto nuevas firmas o boutiques donde la calidad del equipo gestor es la clave de todo. Incluso algunas de las grandes firmas están ahora apostando por un modelo donde la figura del gestor se hace más relevante”.

Efectivamente, el sector percibe un aumento en el interés por fondos de gestoras independientes, “pero eso no debe identificarse solo con fondos de autor, ya que otras casas independientes apostamos por procesos de inversión multiequipo”, resalta Alfonso de Gregorio, director de Gestión Gesconsult, quien asegura que “cada vez más el inversor está demandando una gestión activa, por la que el equipo gestor tenga la flexibilidad suficiente para conseguir retornos allá donde estén. Este tipo de fondos cada vez tiene más visibilidad y el éxito de sus resultados está despertando mayor interés por parte de los inversores y asesores independientes”.

Sánchez, desde Inversis, reconoce que pese a que son fondos a los que tienen acceso inversores con cierto interés financiero, “puesto que no es un producto bancarizado que una red de oficinas convencional te vaya a ofrecer”, también es cierto que cada vez “están más al alcance «de todo tipo de clientes, gracias en buena medida a la arquitectura abierta de algunas entidades, que les permite recomendar abiertamente productos de terceros”.

Más optimista aún se muestra Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión, gestora que tradicionalmente ha cultivado esta clase de productos, quien cree que “este tipo de fondos está creciendo por la madurez que va adquiriendo el mercado de gestores en España, donde la industria de la gestión tiene menos tiempo que en los mercados anglosajones. Además, el mayor aumento de las gestoras independientes apoya este crecimiento”.

El dinero se mueve al ritmo de las salidas

Fondos de autor: el riesgo de parecer único

Los recientes movimientos de gestores emblemáticos en España no han resultado baratos, según datos de Lipper Thomson Reuters. Junto con Francisco García Paramés han salido de Bestinver 1514 millones de euros en algo menos de un mes.

Desde que se supo que Iván Martín se desvinculaba del Santander para liderar otro proyecto, hasta mediados de este mes los inversores han retirado 125 millones de euros del Santander Acciones Españolas.

También la salida de Firmino Morgado del Fidelity Iberia se ha dejado sentir, con pérdidas de 131 millones de euros en las dos semanas siguientes al anuncio, es decir, el 14% de su patrimonio. No es la primera vez que el sector ve moverse millones de un lado a otro.

Ya en 2007, el adiós de Gonzalo Lardiés a Metavalor supuso que el fondo registrara unas pérdidas del 66% de su patrimonio en los nueve meses siguientes.

Para no perder de vista

Fondos de autor: el riesgo de parecer único

• Abante
Ofrece el que es quizá el fondo de fondos de autor más reconocido en nuestro país, el Smart-ISH, que apuesta por gestores independientes españoles de gran talento. De hecho, según sus responsables, el objetivo al crearlo fue precisamente dar visibilidad a esos profesionales en un entorno dominado por los productos estandarizados de los grandes bancos. Abante tiene otros fondos de autor propios, como el Okavango Delta, responsabilidad de José Ramón Iturriaga, o el Abante Pangea, de Alberto Espelosín.

• Bankia
El pasado mes de junio la entidad lanzó el Bankia Gestión de Autor, destinado únicamente a sus clientes de banca privada. Un fondo que busca invertir en una decena de fondos o Sicav de gestores, preferiblemente españoles, con políticas flexibles. Con pérdidas en el último mes, cuenta ya con un patrimonio de 20 millones de euros y 312 partícipes.

• Bestinver
Desde hace algo más de un mes todos los ojos están puestos en la evolución del Bestinver Bolsa, el fondo estrella, junto al Bestinver Internacional, de la exgestora de García Paramés. Para el recién llegado Beltrán de la Lastra no va a ser fácil remontar el patrimonio que se ha ido al mismo tiempo que decía adiós su antecesor. La estrategia de buscar el valor, además de un análisis exhaustivo de las compañías en las que se invierte, ha conseguido a lo largo de los años batir ampliamente a la media de su categoría.

• Deutsche AWM
Este verano, Deutsche Asset & Wealth Management lanzó en España el DB Talento Gestión Flexible, un fondo de inversión a través del cual se puede acceder a algunos de los mejores gestores de fondos flexibles a nivel global con más talento. Desde una inversión mínima de 10 euros, el producto le permite apostar, por ejemplo, por Nicolas Waleswski (Alken), Richard Woolnough (M&G), Klaus Kaldemorgen (Deutsche Bank), Guy Stern (Standard Life) o Cyril Moullé-Berteaux (Morgan Stanley), entre otros.

• EDM Gestión
Lanzado en 1987 y gestionado desde hace más de 20 años por Juan Grau, es todo un clásico en el sector. Sigue la máxima de invertir solo en negocios que conoce al dedillo y sus apuestas tienen vocación de medio-largo plazo.

• Santander AM
Una vez anunciada oficialmente la sustitución en Santander AM de Iván Martín por José Montero de Espinosa, las casas de análisis mantienen en observación el Santander Acciones Españolas y el Santander AM European Opportunities, gestionados por quien antes fue el artífice estrella del buen resultado de los productos de inversión de Aviva.

• Popular
Destinado a sus clientes de banca privada, el Popular lanzó hace dos años el PBP Fondos de Autor Selección Global, un producto de renta variable global que invierte en fondos de autor nacionales (Bestinver Internacional o Cartesio Y) pero también internacionales. Con un patrimonio de 30 millones, obtiene una rentabilidad en el último año del 2,46%.

• Fidelity
Su fondo FF Iberia es el mayor de Bolsa española con casi 800 millones de patrimonio, gestionado en los últimos años, no con poco éxito, por Firmino Morgado. Su gran flexibilidad le ha permitido alejarse de los clásicos del Ibex y hacer otras apuestas ganadoras. Ahora en manos de Fabio Riccelli, su objetivo es recuperar las grandes rentabilidades, últimamente algo mermadas.