Analiza la operativa de Catalunya Banc para conceder hipotecas, algunas con mora del 80%

El FROB cifra en 2.600 millones las irregularidades de la banca nacionalizada

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su comparecencia, a petición propia, ante la comisión correspondiente del Congreso
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su comparecencia, a petición propia, ante la comisión correspondiente del Congreso EFE

Nuevas irregularidades en las cajas de ahorros. El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró el pasado 28 de octubre que el FROB ha remitido a la Fiscalía 42 operaciones irregulares de las antiguas cajas de ahorros que elevan el quebranto económico a 2.600 millones. Además, analiza la operativa en la concesión de hipotecas de Catalunya Caixa entre 2004 y 2007, ya que en una cartera de más de 6.000 millones su morosidad puede llegar al 80%, según varias fuentes.

Guindos quiso aprovechar su comparecencia en la comisión de Economía en el Congreso para anunciar nuevas operaciones irregulares que estudia en la actualidad el FROB. El pasado 17 de octubre, el FROB envió a la Fiscalía Anticorrupción para su investigación 23 operaciones irregulares, 16 de Catalunya Banc (CX) y siete de Novacaixagalicia (NCG), que en total habrían causado un perjuicio económico de 1.500 millones de euros. Con ellas y con otras 19 también en manos de la Justicia el importe del quebranto descubierto hasta ahora se eleva ya a 2.600 millones de euros. Aunque la cifra seguirá engordando, según las pistas que ofreció Guindos.

Además de las 23 operaciones irregulares detectadas en CX (por 900 millones) y en NCG (por 600 millones), sobre todo por financiación y refinanciación para la adquisición de inmuebles y participaciones en sociedades, así como refinanciación para la adquisición de sociedades, la Justicia tiene en su poder otras irregularidades por 1.100 millones correspondientes correspondientes a 19 operaciones, 14 de las cuales son del Banco de Valencia y cinco de CX, NCG y a Bankia (en las que se encuentras las tarjetas black). Pero a ellas, se pueden sumar en breve más.

Guindos, de hecho, se detuvo en explicar ante los distintos partidos políticos que en Catalunya Caixa (vendida en julio a BBVA) se han detectado nuevas irregularidades que analiza el FROB. En este caso este organismo lo que ha encontrado “es una cartera de hipotecas individuales en la cual, entre 20014 a 2007, los resultados finales del conjunto de hipotecas concedidas han superado tasas de mora, de refinanciación, de pérdidas muy superiores a la media del sector en España”. Lo que se mandará al fiscal es “cómo es posible, cuáles han sido los criterios utilizados, y cuáles han sido las políticas utilizadas para que ese relajamiento de los criterios para la concesión de crédito haya podido llevar a situaciones como esta”, explicó Guindos.

Según su intervención, esta cartera se corresponde con la denominada Hércules, vendida este verano a Blackstone, justo antes de la subasta de CX. El importe de esta cartera ascendía a 6.375 millones, y se vendió con un descuento del 50% y con unas ayudas de 1.500 millones ante las posibles pérdidas esperadas. Guindos añadió sobre esta cartera de hipotecas que fueron refinanciadas individualmente el 70% de ellas, en las cuales “la mora era infinitamente superior a la media del sistema financiero español. Varias fuentes aseguran que su morosidad se encuentra por encima del 70%, incluso se habla del 80%.

“Catalunya Caixa ha recibido más ayuda (más de 13.500 millones al incluir las que recibirá Blackstone), por ejemplo, que Bankia”, recordó el ministro.

De momento, el fiscal Anticorrupción de Barcelona, Fernando Maldonado, ya está estudiando la documentación que le envió el FROB sobre las 16 operaciones presuntamente irregulares efectuadas por CX entre 2005 y 2008. El organismo que dirige Antonio Carrascosa ha remitido ya a Maldonado varias cajas con documentación relacionada con esas 16 operaciones sospechosas para que abra una investigación si aprecia indicios de que podrían ser constitutivas de delito.

Guindos indicó que será en la próxima junta rectora del FROB cuando remitan las nuevas operaciones presuntamente irregulares al fiscal.

Mientras, el ministro recordó, ante una pregunta de un diputado, que al FROB le compete investigar a las entidades nacionalizadas, en tanto que el resto están sometidas a la supervisión del Banco de España, la CNMV y, “como todos los contribuyentes”, a la Agencia Tributaria.

El ministro también recordó que 350.000 preferentistas habían recuperado su dinero invertido involuntariamente en este producto. Afirmó que ello ha sido posible gracias a los arbitrajes y como consecuencia de la evolución del precio de Bankia.

Precisamente sobre la privatización de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, Guindos indicó que gracias a los resultados de Bankia se despeja el camino para reanudar el proceso de colocación de un nuevo paquete de acciones en el mercado antes de que finalice el año. Insistió en que “la obligación” del Gobierno es recuperar las ayudas concedidas a la banca por 40.000 millones de euros.

Transformación de las mutuas en Sociedades Anónimas

El Gobierno prepara una nueva norma de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades aseguradoras. y reaseguradoras. Esta regulación traspondrá la directiva denominada de Solvencia II al ordenamiento jurídico español. La norma contará con tres pilares, según anunció ayer Luis de Guindos. Una valoración de activos y pasivos a precios de mercado, con el establecimiento de un capital de solvencia obligatorio basado en riesgos. Otro pilar será un nuevo sistema de valoración prospectiva de los riesgos propios, y un nuevo sistema de supervisión de entidades, que también será prospectivo y orientativo al riesgo. Dentro de esta norma, se establecerán nuevas reglas para regular la transformación de una mutua en sociedad anónima. “El fin es que se haga de una forma ordenada y equilibrada”, explico el ministro, que más tarde matizó en los pasillos del Congreso que esto no quiere decir que todas las mutuas tengan que convertirse en sociedades anónimas, sino aquellas que lo deseen. Sobre el crédito, Guindos aseguró que “la banca española está preparada para dar crédito y va a empezar a darlo”. Aunque aseguró que las entidades debían desapalancarse aún más. Ya lo han hecho en 400.000 millones de euros.

Solo había tarjetas ‘B’ en Caja Madrid

Guindos defendiò ayer la actuación “sin cortapisas” llevada a cabo por el FROB ante el escándalo de las tarjetas black que usaban los ya ex consejeros de Caja Madrid y de Bankia. Y declaró que esta situación no se daba en ninguna otra entidad financiera nacionalizada. Aunque en su intervención inicial en la comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, Guindos no hizo ninguna mención al escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, sí hizo referencia a este escándalo tras las insistentes preguntas realizas al respecto por los portavoces de los partidos políticos de la oposición. Guindos subrayó que las “prácticas irregulares deben desaparecer de todos los ámbitos de la sociedad”, y añadió “yo tengo mi opinión sobre las tarjetas black, y seguramente no es muy diferente a la de ustedes”. Y explicó que según le había dicho el FROB “ésta era una práctica que únicamente se daba” en Caja Madrid y no en las otras entidades rescatadas. Aseguró que “todas las operaciones, incluso las operatorias, que se considere que han tenido un impacto negativo para el contribuyente por una mala práctica o que tengan connotaciones de haber contravenido la normativa se van a mandar, todas todas, al fiscal”. “No tengan la más mínima duda”, concluyó para afirmar a renglón seguido que la corrupción “no es un fenómeno estructural” en España, y se comprometió a que todas las operaciones irregulares acaben en la Justicia.

El FROB será la autoridad de resolución

El ministro fue contunente.  “Al día de hoy el FROB sigue recibiendo y analizando diferentes informes forenses” sobre las entidades nacionalizadas. Recordó que durante 2015 el Gobierno traspondrá la Directiva europea de reestructuración y resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión, “uno de los ejes fundamentales de la unión bancaria”. El objetivo principal de esta norma es evitar, como ha ocurrido hasta ahora, que el contribuyente asuma el coste de futuras crisis bancarias. Para ello, se involucra al sector privado en los costes de reestructuración y liquidación de una entidad. El nuevo mecanismo obligará a que los accionistas y acreedores sean los primeros en asumir estas pérdidas. Si estas aportaciones no son suficientes se recurrirá a un fondo de resolución bancario dotado con recursos del conjunto de las entidades. Este fondo será, desde 2016, único para toda la zona euro. Solo en el caso de existir pérdidas adicionales no cubiertas por todos los instrumentos, se recurriría al dinero público. Así se mutualizan las pérdidas entre los bancos, y se avanza en la separación de la autoridad supervisora y la de resolución. En España la autoridad de resolución recaerá en el FROB, y contará con la colaboración del Banco de España. Contrá con unos estatutos que garanticen su independencia.