La ministra de Sanidad, Ana Mato, inauguró la Asamblea

Antoni Esteve sucede a Elvira Sanz en la presidencia de Farmaindustria

El nuevo presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve, en el centro flanqueado por la presidenta saliente, Elvira Sanz y el director general, Humberto Arnés
El nuevo presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve, en el centro flanqueado por la presidenta saliente, Elvira Sanz y el director general, Humberto Arnés

La asamblea general de la patronal de la industria farmacéutica española Farmaindustria eligió ayer a Antoni Esteve como nuevo presidente de la asociación para los próximos dos años. Esteve, actual presidente de los laboratorios Isdin, sustituye en el cargo a Elvira Sanz, presidenta de Pfizer. Los estatutos de la patronal establecen la alternancia en la presidencia de representantes de empresas de capital de origen nacional y las de origen extranjero. La asamblea fue inaugurada por la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.
Durante la asamblea, los representantes de los laboratorios analizaron la situación actual de la industria farmacéutica en España, poniendo de manifiesto que un sector “tan intensivo en I+D, exportador y creador de un alto valor económico no puede crecer menos de lo que haga España en su conjunto”.
En este sentido, hicieron hincapié en que no caben nuevos recortes en materia farmacéutica en un escenario como el actual de gasto controlado en el que, además, se han establecido elementos estructurales para su evolución sostenible.
El nuevo presidente aseguró que el principal desafío de Farmaindustria es garantizar el acceso de los pacientes a los fármacos innovadores de calidad y los tratamientos necesarios. Por esta razón, para Esteve, uno de los principales retos a los que tiene que enfrentarse la industria farmacéutica durante los próximos años es “la búsqueda de nuevas fórmulas de financiación y de políticas que garanticen la sostenibilidad de los sistemas de salud”.
En su inauguración, Mato aseguró que el ministerio que dirige está trabajando en un proyecto que pretende “que haya un techo de gasto conjunto que permita que los medicamentos lleguen a todas las comunidades y que ningún paciente sufra discriminación en el acceso a los fármacos”. La titular de Sanidad incidió en los intereses comunes entre el sector y el Gobierno como la equidad en el acceso a la prestación farmacéutica y el rechazo común “a determinadas iniciativas poco conformes con la distribución de competencias”, en alusión a la subasta andaluza de fármacos.