Aprobado general de la banca española

Bankinter, al frente de las entidades cotizadas

Ángel Ron, presidente del Banco Popular
Ángel Ron, presidente del Banco Popular

Bankinter

Como se esperaba, Bankinter ha superado con holgura el test de estrés. La entidad presidida por María Dolores Dancausa es la segunda con una mejor posición de capital, por detrás de Kutxabank. Así,Bankinter conservaría un ratio de capital de primer nivel del 10,8% en el escenario adverso, el peor de los dos que simulan las pruebas de solvencia a la banca, mientras que conservaría un 11,63% en el escenario base.

Dancausa ha afirmado hoy en un comunicado emitido por la entidad que tenían ”plena confianza y seguridad” en que los resultados iban a ser buenos. La máxima responsable del banco destaca que “las pruebas de esfuerzo demuestran que en un escenario económico muy adverso, Bankinter tendría el doble del capital exigido por el regulador”.

La solidez de las cuentas de la entidad naranja se refleja en el hecho de que su exceso de capital para superar el peor escenario posible sería de 1.353 millones de euros.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA) incluye en su informe el impacto que tendría sobre los resultados de los bancos el escenario adverso del test de estrés. En el caso de Bankinter, su beneficio se reduciría a los seis millones de euros el próximo año.

Bankia

BFA-Bankia, que partía de un ratio de capital (CET1) del 10,7% al cierre de 2013, tendría un 10,3% al acabar 2016 si se cumplieran las hipótesis de estrés de la economía que ha tenido en cuenta este ejercicio. Ese 10,3% supone un exceso de capital de 4.763 millones de euros sobre el mínimo exigido para superar esta prueba, que era del 5,5%.

El ejercicio considera adicionalmente las medidas de capital llevadas a cabo por el grupo BFA-Bankia en lo que va de año por un importe de otros 991 millones de euros de capital que situarían su ratio de solvencia en el escenario adverso en el 11,3%.

Desde que a finales de 2012 se completó la recapitalización de la entidad, el grupo ha generado de forma orgánica, a través de sus beneficios y la venta de activos de riesgo, 5.472 millones de euros de nuevo capital.

Como el grupo tiene aprobado un plan de reestructuración por parte de la Comisión Europea, el ejercicio ha tenido en cuenta para la entidad la evolución prevista de su balance en dicho plan que, por otra parte, se está ejecutando con una antelación de más de un año en sus principales variables.

En todo caso, si se hiciera el ejercicio sin considerar las excepciones contempladas para las entidades en reestructuración, y teniendo en cuenta el impacto de las acciones ya implantadas y ejecutadas a septiembre de 2014, el ratio de solvencia del Grupo BFA-Bankia se mantendría en el 10,3% al final del escenario adverso.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguraba ayer que los resultados obtenidos demuestran que el grupo está “bien capitalizado” y es “muy solvente”. Sobre las pruebas, el directivo explicó que “un punto muy importante para el sistema financiero europeo”, porque aporta transparencia y es un primer hito hacia la unión bancaria.

Sabadell

Sabadell cuenta con un exceso de capital de 2.265 millones de euros para superar el escenario adverso de los test de estrés. La entidad conservaría un ratio de capital de primer nivel del 8,33% en ese supuesto. En el escenario base, su solvencia apenas descendería diez puntos básicos, al pasar del ratio de solvencia del 10,26% con el que contaba el banco a cierre de 2013 (y que no se ve revisado por el análisis de la calidad de sus activos) hasta el 10,16%.

José Oliu, presidente de la entidad, destacó ayer que el examen a la banca europea “ha sido un riguroso ejercicio de transparencia que transmite asimismo confianza a nuestros accionistas, clientes y empleados, y cuyo resultado nos sitúa entre las entidades más sólidas de Europa tras la severa crisis que hemos vivido en los últimos años”.

El informe del BCE también incluye la conversión en capital de instrumentos híbridos por valor de 6,411 millones de euros en lo que va de año, ya que el ejercicio analiza los datos a 31 de diciembre de 2013. Sabadell perdería 157 millones de euros en 2015 en el escenario adverso simulado por el BCE y 80 millones en 2016, frente a los 240 millones de beneficio del escenario base.

Popular

Popular aprobó el test de estrés y el examen a la calidad de sus activos como la segunda entidad española con una posición más justa, solo por detrás de Liberbank.Aun así, logra superar con holgura la nota exigida por el BCE y la EBA.La entidad presidida por Ángel Ron obtiene un ratio de capital de primer nivel del 7,56% en el escenario adverso, por encima del 5,5% que otorgaba el aprobado, y del 10,2% en el escenario base.

En el documento también se incluyen las medidas de refuerzo del capital realizadas en lo que va de año.En el caso de Popular, el informe del BCE destaca la conversión en capital de instrumentos híbridos por valor de 120 millones de euros, lo que refuerza su posición de capital respecto al 31 de diciembre de 2013, que es la fecha tenida en cuenta para este examen. Además, la entidad resalta en una nota de prensa que cuenta también con otros 773 millones de bonos subordinados obligatoriamente convertibles (cocos) en capital dentro del horizonte temporal del ejercicio (2016), lo que aumentaría el ratio de capital de primer nivel en el escenario adverso hasta el 8,5%.

Según los datos que arroja el test de estrés, Popular cuenta con un exceso de capital de 1.756 millones de euros para superar el escenario adverso de la prueba. En el escenario base, su exceso de capital asciende a 2.485 millones.

BFA-Bankia mantendría su solvencia por encima del 10% en el año 2016 incluso en un escenario de situación muy adversa de la economía, según los resultados de las pruebas de esfuerzo realizadas a la banca europea por el BCE y la EBA. El grupo nacionalizado, que recibió 22.500 millones de euros para recapitalizarse, es una de las tres entidades españolas que mejor resultado ha obtenido.