La entidad tiene el menor ratio de mora

BBVA, un exceso de capital de 13.223 millones

Francisco González, presidente de BBVA
Francisco González, presidente de BBVA

El segundo mayor banco de España contaría con un colchón de capital de 13.223 millones de euros para superar el escenario adverso de los test de estrés. El dato muestra la claridad con la que BBVA ha superado el examen a la banca europea. Su ratio de capital de primer nivel se mantendría en ese peor supuesto de la prueba en el 8,97%, frente al 5,5% necesario para obtener el aprobado.

Según se recoge en el informe que detalla el examen a la calidad de los activos de la entidad, su ratio de solvencia de capital es del 10,54%, algo por debajo del 10,75% que presentaba a cierra de 2013 con su sistema de valoración. En el escenario base, BBVA apenas se resentiría, ya que su capital de primer nivel quedaría en el 10,24%. Solo en el escenario adverso, este ratio descendería ligeramente del 9%.

FranciscoGonzález, presidente de BBVA, destacó ayer la trascendencia de los test de estrés, por lo que suponen de punto de partida para un nuevo escenario en el que el sistema financiero europeo contará con un supervisor único. “Lo más importante de estas pruebas es que ofrecen una enorme transparencia de la situación real del sistema financiero europeo. Las pruebas claramente avalan la fortaleza de BBVA”, afirmó González.

El directivo también indicó que “la solvencia del sistema financiero español es clave para el crecimiento del crédito para empresas y familias”, al tiempo que añadió que la entidad seguirá “contribuyendo a la recuperación económica de España y también al crecimiento del resto de economías en las que operamos”.

El ratio de mora de BBVA se sitúa en el 4,05%, el más bajo del sector en España, mientras que su ratio de cobertura asciende al 63,9%, según el balance de la entidad que refleja el ejercicio del BCE.

El informe de la EBA va más allá del ratio de capital con el que se quedarían las entidades en el escenario adverso del test de estrés e incluye el impacto de este supuesto deterioro de la situación macroeconómica sobre las cuentas de las entidades. Así, el beneficio neto de BBVA descendería hasta los 46 millones de euros este ejercicio en el escenario adverso, mientras que se quedaría en los 1.501 millones en 2015 y ascendería a los 1.873 millones en el siguiente ejercicio.