En un año los bancos europeos han captado 200.000 millones de euros para fortalecer su solvencia

La banca salva los test más exigentes de la historia

Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de España

La banca europea en general, y la española en particular, han salido satisfechas de las pruebas de análisis del riesgo y de solvencia realizadas por el Banco Central Europeo (BCE) y por la Autoridad Bancaria Europea (EBA en sus siglas en inglés). Aunque los datos oficiales no se conocerán hasta las 12:00 horas de este domingo 26 de octubre, las 128 entidades europeas que se han sometido a estos exámenes – que incluye el resultado de los test de estrés de la EBA y el Análisis de la Calidad de los Activos (AQR por sus siglas en inglés)–, tienen desde el jueves sus datos provisionales, que en su gran mayoría serán los definitivos. Pero el supervisor europeo ha decidido que cuenten con 48 horas más desde que se entregan los resultados hasta que se hace oficial las notas para negociar con el BCE y la EBA las diferencias que aún pueda mantener algún banco con los supervisores. “Serán las décimas de última hora, y que pueden llevar a una entidad a un aprobado raspado o a su suspenso”, explica el ejecutivo de una firma financiera.

Los distintos bancos centrales nacionales dieron el viernes a los directivos de las entidades que supervisan las instrucciones pertinentes sobre lo que van a transmitir y cómo lo van a hacer. Y todos coinciden: los mensajes que se lanzarán tanto desde el BCE como desde las diferentes instituciones supervisoras nacionales estarán coordinados. Los mensajes serán positivos. Las autoridades europeas recordarán lo exhaustivas que han sido estas pruebas, su metodología homogénea y transparente, y harán hincapié en que es el mejor ejercicio que se ha hecho y se puede hacer para demostrar la salud del sistema financiero europeo.

“Tan solo para realizar los AQR se han revisado más de la mitad de los activos ponderados por riesgo que tenemos por equipos de consultores externos que han llegado a una medida de 20 a 60 dependiendo del tamaño del banco. Y a su vez, el trabajo de estos consultores ha sido revisado por los inspectores del BCE, de los que ninguno podía ser de tu país de origen”, recuerda un ejecutivo.

Otro directivo recuerda que fue analizando los AQR del portugués Espírito Santo cuando se descubrió su agujero.

El BCE recordará previsiblemente que en un año, desde el verano de 2013 hasta septiembre, la banca europea se ha capitalizado en más de 200.000 millones, por lo que algunos de los bancos que han suspendido al analizar la foto estática de 2013 con escenarios estresados hasta 2016 no necesitarán recapitalizarse porque “ya han hecho sus deberes desde enero hasta septiembre de este año”, explica otro directivo. En España, el Banco de España hará más énfasis en la rueda de prensa que dará el domingo para presentar los resultados del sector en el análisis de los AQR, ejercicio real que demuestra la calidad de los activos con pérdidas o no latentes, y a partir de ahí se fijan las necesidades de capital principal.

De momento, y según la agencia Bloomberg hasta el viernes había 25 bancos europeos que habían suspendido los test de estrés, y de ellos, 10 tendrían carencias de capital, ya que el resto habrían mejorado sus necesidades de recursos propios en lo que va de año. Aunque la agencia recuerda que los datos, incluidos en el informe preliminar del Banco Central Europeo y de la EBA al que tuvo acceso Bloomberg, no son los definitivos, ya que hasta el domingo pueden revisarse con el BCE.

Según las informaciones que van apareciendo puntualmente, la entidad financiera irlandesa Permanent TSB (PTSB), uno de los tres bancos de Irlanda sometidos a las pruebas de resistencia, necesita ampliar su capital entre 800 y 1.000 millones de euros. PTSB, Bank of Ireland (BoI) y Allied Irish Banks (AIB) recibieron el jueves los resultados de sus test. El PTSB tendría ahora dos semanas para presentar un plan de captación de capital al nuevo supervisor bancario único de la zona euro, rol que comenzará a desempeñar el BCE a partir del 4 de noviembre. Después de esa fecha, la ampliación de capital deberá estar cerrada para julio del próximo año y, aunque el banco está participado por el Estado irlandés en un 99,2%, el ministro de Finanzas, Michael Noonan, prevé que la entidad será capaz de hacer frente a sus necesidades de financiación en los mercados internacionales. El austriaco Volksbank también estaría en la lista de los bancos suspendidos en estas pruebas, según aseguró el viernes el ministro de Finanzas del país, Hans Jörg Schelling.

El alemán Deutche Bank habría pasado todas las pruebas con éxito. El mercado tenía dudas sobre su solvencia tras haber realizado una macroampliación de capital este año por 8.000 millones.

La banca española también está tranquila, y así lo han expresado el Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, hace unos días, lo mismo que el subgobernador, Fernando Restoy, como el ministro de Economía, Luis de Guindos. El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, descartó el viernes que las pruebas de esfuerzo vayan a dar alguna sorpresa, porque el sector financiero español “está relativamente bien preparado”.

Varias fuentes financieras afirman que los 15 bancos españoles que se han sometido a los test de estrés y a los AQR no necesitarán presentar un plan de recapitalización, al tener cubiertas sus necesidades incluso en el escenario más estresado. Pese a ello, solo Liberbank, habría suspendido, aunque conseguiría pasar el corte tras aplicarle las medidas mitigantes, entre las que destaca la ampliación de 474,6 millones de euros que realizó en mayo. Un portavoz del banco no hizo comentarios al respecto.

En la parte más alta de solvencia estarían KutxaBank, Bankia y Catalunya Banc –estas dos últimas por haber traspasado sus activos tóxicos a Sareb–. Unicaja, con la compra de Ceiss, estaría después. La seguirían Santander y BBVA, luego CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Abanca, Cajamar, BMN, Ibercaja y Popular. Todos aprueban holgadamente. Se cerraría así definitivamente la crisis del sector financiero.

 

Claves para seguir la prueba

1 Un total de 130 bancos de toda Europa se someten a las pruebas del BCE y la EBA. El examen consta de dos partes: un test de estrés que simula dos escenarios de deterioro de la economía y una revisión de la calidad de los activos de las entidades.

2 Los bancos conocen los resultados de los test de estrés desde el viernes pero no será hasta el domingo a las 12 del mediodía cuando el BCE publique en su página web estos datos. Media hora después, el organismo dará una rueda de prensa.

3 La ratio de capital de primer nivel es clave. Para aprobar los test, los bancos deberán tener al menos un 8% en el escenario base y un 5,5% en el escenario de mayor deterioro, que simula una caída del PIB europeo del 0,7% este año y del 1,5% en 2015.

4 Los test analizan el balance de los bancos a cierre de 2013, pero recogerán en otro punto el capital captado desde entonces. Así, algunos bancos suspendidos en esa fecha podrían alcanzar los requisitos exigidos para aprobar el examen.