Yoigo, Fastweb o EE pueden cambiar de manos

Nuevas ‘telecos’ salen a la venta con el proceso de consolidación

Logotipo de Yoigo en una de sus tiendas en Madrid.
Logotipo de Yoigo en una de sus tiendas en Madrid. Reuters

El proceso de consolidación en Europa parece acelerarse. La compra de Ono por Vodafone, la integración de Telefónica Alemania y E-Plus, la adquisición de SFR_por Altice o la opa de Orange sobre Jazztel están impulsando las transacciones en una industria castigada por el deterioro de los resultados a causa de la crisis económica y de las duras guerras de tarifas. En estas circunstancias, nuevas operadoras podrían verse envueltas en operaciones corporativas en distintos países del Viejo Continente.

Entre las operadoras inmersas en estas circunstancias figura Yoigo, controlada por TeliaSonera y participada por ACS, FCC y Telvent. El grupo escandinavo reconoció a principios de septiembre que estaba negociando la venta de su filial española con Jazztel y otros grupos interesados.

De momento no hay acuerdo con ningún grupo, pero la operación sigue sobre la mesa. Y es que TeliaSonera, tanto en su encuentro con inversores como en la presentación de las cuentas del tercer trimestre hace pocos días, insistió en que mantiene en revisión estratégica sus operaciones en España. El grupo, no obstante, admitió que la opa de Orange sobre Jazztel reducía las alternativas para Yoigo. Y es que posibles interesados como Orange o Vodafone están ahora inmersas en operaciones corporativas de transcendencia.

Otro de los grupos que puede cambiar de manos es la italiana Fastweb, propiedad de la suiza Swisscom. Según señalaron distintos medios internacionales, el grupo helvético está estudiando vender su filial transalpina, que podría alcanzar un valor de entre 4.000 y 5.000 millones de euros. De hecho, Swisscom habría contratado a UBS como entidad asesora para el proceso.

Entre los interesados figuraría Vodafone, que con la compra de Fastweb llevaría a cabo una operación similar a las realizadas en Alemania y España, con las compras de Kabel Deutschland y Ono, respectivamente, encaminadas a fortalecer la presencia del grupo británico en la banda ancha fija.

Dentro de este proceso, Orange y Deutsche Telekom también han vuelto a considerar la desinversión de su participada británica EE, un activo que podría alcanzar un valor cercano a 19.000 millones de dólares (casi 15.000 millones de euros). Una de las opciones que podrían considerar ambos socios es la colocación en Bolsa de parte del capital de la operadora británica de telefonía móvil. Ahora bien, franceses y alemanes también tendrían la opción de buscar un socio financiero u otra operadora.

Dentro de esta vorágine, también podrían salir a la venta los activos de Portugal Telecom en el propio mercado luso una vez que se cierre la fusión con Oi. De hecho, la teleco brasileña, inmersa en una grave crisis financiera, está contemplando diversas desinversiones.

En este caso, la prensa portuguesa ha apuntado el nombre de distintos interesados por estos activos, valorados en cerca de 5.200 millones. Entre los aspirantes figuran el grupo de inversión Apax Partners y el holding Altice, dueño de la francesa Numericable, que ya se habría reunido con los directivos de Oi.

Una intensa actividad corporativa desde enero

El sector de las telecomunicaciones ha sido uno de los más activos en actividad corporativa durante 2014. Según la firma especializada Mergermarket, las fusiones y adquisiciones anunciadas entre enero y septiembre movieron un total de 264.100 millones de dólares (unos 208.500 millones de euros), un 21% más que en el mismo periodo del pasado ejercicio. Entre los mayores movimientos corporativos anunciados este año figuran la compra de Time Warner Cable por Comcast, valorada en 68.500 millones de dólares (cerca de 54.100 millones de euros), y la de DirecTV por parte de AT&T, que superaría los 65.500 millones (en torno a 51.700 millones de euros). Ambas lideran el ranking global de adquisiciones en el conjunto de todas las industrias.

Esta intensidad también se ha extendido a Europa. Así, las fusiones y adquisiciones en el sector de las telecos en el Viejo Continente movieron entre enero y septiembre en torno a 78.400 millones de dólares (más de 61.800 millones de euros), un 18% más que en el mismo periodo de 2013.

La mayor adquisición anunciada en Europa este año es la de SFR, segundo operador francés de móviles controlado por Vivendi, por parte del holding Altice. La operación supera los 23.300 millones de dólares. (unos 18.400 millones de euros). Entre las transacciones cerradas este año figura la compra de E-Plus, filial germana de KPN, por parte de Telefónica. La operadora española también alcanzó a final de agosto un acuerdo con Vivendi para comprar su filial brasileña GVT.

En España también ha habido movimientos corporativos de gran calado como la adquisición de Ono por parte de Vodafone, cerrada en julio y valorada en 7.200 millones de euros, así como la opa de Orange sobre Jazztel, que rondará los 3.400 millones.