Javier Guillén, director de Unipublic y de la Vuelta a España

“2014 será nuestro mejor ejercicio en cinco años”

Javier Guillén, director general de Unipublic y máximo responsable de la Vuelta Ciclista a España
Javier Guillén, director general de Unipublic y máximo responsable de la Vuelta Ciclista a España

Más de un mes después del final de la Vuelta a España,Javier Guillén, director general de la prueba desde 2009, se muestra satisfecho por el éxito de la ronda de este año y ultima ya el recorrido para la próxima edición.Desde un punto de vista económico, explica que Unipublic vive su mejor momento desde que comenzó la crisis y se muestra confiado en que seguirá creciendo los próximos años. Nuevas salidas internacionales (en 2017 la ronda partirá de Nimes), una prueba femenina de un día el próximo año o la posibilidad de correr en Canarias son algunos de sus próximos retos.

Pregunta. ¿En qué ha cambiado la organización de la carrera con la entrada de ASO(empresa organizadora delTour que controla Unipublic desde el 1 de enero)?

Respuesta. ASO es la mejor empresa de organización de eventos al aire libre del mundo. Hace el Tour, la París-Roubaix, el Maratón de París, el París-Dakar... Siempre nos han insistido en que concibamos la Vuelta como un modelo muy español. Tenemos un país muy rico que tiene muchas particularidades y han querido que lo explotemos. Nos han dato también una filosofía de lo importante que es trabajar a medio y largo plazo. Poder hacerte una perspectiva a cinco o diez años da seguridad y tranquilidad.

P. ¿Y en lo monetario?

R. Ha supuesto el respaldo de una plataforma de explotación comercial a nivel internacional muy importante. Hoy por hoy, casi todos los sponsors de la Vuelta son multinacionales y el elemento donde más lo hemos notado es en la venta de derechos internacionales. Toda la plataforma de ASO está al servicio de la Vuelta. Así hemos llegado a más países y hemos logrado incrementar una línea de negocio que nos ha ayudado a compensar la difícil situación que arrastrábamos en España en los últimos años.

P. Pasó a dirigir la ronda en 2009, o sea, lleva toda la crisis económica al frente de la prueba, ¿cómo ha afrontado la carrera esta situación?

R. Siempre le digo a mi antecesor, Víctor Cordero, que todo lo hizo bien hasta el saber irse, porque se fue cuando esto empezaba a caer en picado a nivel global. Ya arrastrábamos desde 2005 el tema del dopaje, que fue muy duro. Solo tuvo un elemento positivo, y lo digo con pena, nos obligó a ajustarnos mucho y cuando entramos en la crisis económica global entramos un poco mejor preparados que el resto. A partir de ahí, el efecto de la crisis ha sido brutal porque nuestras líneas de negocio son las primeras que sufren: publicidad, derechos televisivos y los recursos de las instituciones públicas. Todo eso se vio mermado.

P. ¿Se quedaron sin cubrir necesidades de patrocinios en aquel tiempo?

R. Sí, se quedaron paquetes de patrocinio sin cubrir. En la época de la crisis, bajaron las variables numéricas y de hecho tenemos todavía mucho margen para crecer. Tuvimos que ser más profesionales, dar más por menos y ser más osados. Si hubiéramos sido conservadores en el modelo, nos hubiera matado.

P. ¿Y ahora en qué situación económica se encuentra Unipublic?

R. El año 2014 va a ser el mejor de los últimos cinco ejercicios. Sin duda, desde que soy director será el mejor. Hemos superado la transición de la crisis desde el 2008 y tenemos unos buenos mimbres para afrontar el futuro. Sé que la Vuelta va a seguir creciendo. Lo que no sé es cómo nos afectará el resto del mercado. Pero, desde luego, estamos en una buena situación para decir que la Vuelta seguirá creciendo en los tres próximos años. Los contratos de patrocinio y de derechos televisivos a medio y largo plazo que tenemos nos hacen pensar que el crecimiento será muy óptimo.

P. ¿Se ha resentido el interés de las autoridades locales o provinciales?

R. No.De hecho, el interés ha crecido exponencialmente. Primero, porque las Administraciones se dan cuenta de que la Vuelta es capaz de llegar a cualquier lado. Segundo, porque el modelo de explotación que utiliza la Vuelta no solo implica al lugar de salida o llegada, sino que implicamos a todo el territorio de la etapa y así la plataforma de promoción tiene mucha más fuerza. Tercero, la crisis te obliga también a que tus precios bajen, y por tanto somos más asequibles. ¡Ojalá algún día la Vuelta se pudiera hacer sin cobrar a las Administraciones Públicas! Entonces el modelo de recorrido sería el deportivamente perfecto, aunque ya se acerca mucho a lo que queremos. Hoy por hoy, el dinero de las instituciones no representa más del 13% de los ingresos totales de la compañía. Esto habla de la falta de dependencia que tenemos nosotros a la hora de ir a un sitio por lo que nos pague o no. Eso está desterrado.

P. ¿Qué retos le faltan por cumplir como director de la Vuelta?

R. La mayor asignatura pendiente es conseguir que algún año la Vuelta acabe en Canarias. Tenemos que ser capaces de hacer cuatro etapas en Canarias, dos en una isla y dos en otra. El Teide tiene que formar parte del recorrido. Hoy por hoy esto es más un deseo para cuando la situación económica cambie y nos permita encontrar los apoyos necesarios para acometer un sueño que requiere de muchos recursos financieros. Y estos no son tiempos de pedir esos esfuerzos.

A por el pleno de finales en alto inéditos

En 2015 la Vuelta cumplirá 80 años y 70 ediciones.La ronda partirá de la Costa del Sol y el recorrido está perfilado “al 95%”. “Queremos que uno de los elementos transversales sea que nuestros 80 años de tradición combinen con un 80 aniversario de innovación. Queremos incluir muchos finales en alto inéditos. Quizá podamos anunciar que todos los finales en alto de la Vuelta serán inéditos, aunque no está todavía cerrado”, afirma Guillén.

El ejecutivo explica que se tarda entre un año y un año y medio en diseñar el recorrido de cada edición. En 2015, Madrid volverá a acoger el desenlace de la carrera porque “es la llegada natural”, aunque el balance del cierre enSantiago de Compostela este año es “excepcional”. Guillén también adelanta que la ronda volverá a Euskadi próximamente.

Preguntado sobre lo que envidia de las otras dos grandes carreras por etapas, Guillén responde que “envidio cómo los aficionados italianos y franceses hacen de su Giro y de su Tour algo propio, algo que trasciende más allá de una competición o de quién la gestiona. Es a lo que debemos aspirar”.

Y a la inversa, ¿qué tiene la Vuelta de lo que carezcan Giro y Tour? Guillén responde: “Lo que más me gusta de la Vuelta es que tenemos una personalidad muy definida. Finales explosivos, etapas cortas, puertos nuevos, algunos de ellos brutales, salidas originales... Tenemos una gran identidad como carrera”.

Guillén confirma que la Vuelta organizará en el última jornada de la edición de 2015 una carrera femenina como la que realizó elTour de Francia en los Campos Elíseos este año.

La Vuelta seguirá potenciando las salidas desde el extranjero, aunque el director de la ronda explica que “tenemos más peticiones de las que podríamos atender”. Buscarán que en 2015 la carrera parta de Oporto y en 2017, de Nimes.Más allá, añade que“nos gustaría hacer algo algún día en el norte de África, siempre con el objetivo de pasar por Ceuta y Melilla”.