Ultima un reloj-pulsera que trabaja con varios sistemas operativos

Microsoft se sumará a la moda de los ‘wearables’ en unas semanas

Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft.
Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft.

Microsoft no quiere quedarse fuera del negocio de los wearables o dispositivos vestibles. El gigante del software, que poco a poco va afianzando su apuesta por el mercado del hardware (tras comprar Nokia y sus móviles Lumia y lanzar su marca de tabletas Surface), ultima el estreno de su primer reloj inteligente, según ha desvelado la revista Forbes, que precisa que el anuncio tendrá lugar en las próximas semanas.

La compañía de Redmond se suma así a una tendencia que ya han abrazado numerosos gigantes tecnológicos como Apple, Samsung, Sony, LG o Motorola (Lenovo). La citada publicación detalló que el smartwatch de Microsoft monitorizará el ritmo cardiaco y funcionará con varios sistemas operativos móviles, no solo con Windows Phone. Un hecho que, de confirmarse oficialmente, le diferenciará de los modelos de sus rivales, pues el de Apple solo funciona con iOS y con los iPhone, y el de Samsung con Android y sus teléfonos Galaxy.

Forbes también dijo que el creador de Windows habría dedicado un gran esfuerzo a la batería del dispositivo, que duraría hasta dos días en un uso normal, lo que le situaría en una mejor posición que otros relojes. Así, el Galaxy Gear de Samsung, el Moto 360 de Motorola o el Apple Watch, solo duran un día. La empresa de Satya Nadella, que añade con este movimiento un cuarto segmento a su negocio de hardware (no hay que olvidar la consola Xbox 360 y su mando Kinect), quiere que su reloj esté listo para la próxima campaña de Navidad, donde los fabricantes de smartwatch tratarán de conquistar los bolsillos de los consumidores.

Otras características filtradas sobre el reloj de Microsoft se refieren a su pantalla, que será táctil y de 1,5 pulgadas y a su capacidad de almacenamiento (6 GB). También se asegura que soportará GPS y 4G.

Esta no es la primera vez que se filtra que Microsoft está preparando un dispositivo vestible. El sitio Paul Thurrott’s apuntó recientemente que el equipo de la empresa tecnológica costará unos 200 dólares y tendrá más forma de pulsera que de smartwatch, aunque dé la hora y permita mostrar notificaciones o leer correos electrónicos conectado con un móvil. Según este portal, Microsoft lanzaría el reloj-pulsera con aplicaciones propias, como Bing Health & Fitness y Health Vault, pero también trabajará con aplicaciones de tercero.

Microsoft buscará con este movimiento impulsar su negocio móvil y crecer en servicios. El momento parece propicio, pues Apple no pondrá a la venta su reloj hasta 2015, y según la consultora Grand View Research, este mercado moverá unos 15.000 millones de euros en 2020.