En libertad el joven que falsificó informes gubernamentales

El ‘pequeño impostor Nicolás’ decía ser asesor de la vicepresidenta

El juzgado de instrucción número 24 de Madrid ha acordado la puesta en libertad provisional sin fianza de  Nicolás Fernando, el joven de 20 años detenido tras hacerse pasar por asesor de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáen de Santamaría, que, aseguraba, mediaría en la venta de un inmueble en Toledo, labor por la que solicitó 25.000 euros a su víctima.

En el auto la juez Mercedes Pérez Barrios explica que Nicolás Fernando entregó a la víctima un dossier con la supuesta firma del Subsecretario de Estado que facilitaría la operación. Nicolás Fernando ha reconocido que dicho informe lo había realizado él mismo escaneando las firmas. El jóven se desplazaba por Madrid en vehículos de alta gama a los que añadía un luminoso semejante al que emplean las fuerzas de seguridad para engañar a sus víctimas y lograba colarse en actos oficiales al que acudían personalidades de alta responsabilidad del Estado.

"Vaya por delante", escribe la magistrada en el auto, "que esta instructora no acierta a comprender como un joven de 20 años con su mera palabrería aparentemente con su propia identidad puede acceder a las conferencias, lugares y actos a los que acudió sin alertar desde el inicio de su conducta a nadie, por muy de las Juventudes del Partido Popular que manifieste haber sido".

En el informe del médico forense se señala sobre el joven Nicolás que observa en el detenido "una florida ideacción delirante de tipo megalomaníaco". Por esta razón la juez no contempla prisión para Nicolás Fernando, recordando que una medida tan grave es de carácter excepcional.