Portugal incluye la línea entre el puerto y Badajoz entre sus proyectos prioritarios

Renacen las esperanzas extremeñas de un tren a Sines

El Gobierno luso invertirá 1.000 millones de euros en el tramo entre Sines y la frontera con Extremadura

Imagen de 2009 de las obras de la línea de AVE que comunicará Madrid y Lisboa a través de Extremadura.
Imagen de 2009 de las obras de la línea de AVE que comunicará Madrid y Lisboa a través de Extremadura.

Hablar de infraestructuras en Extremadura es hablar del AVE entre Madrid y Lisboa. La línea tendría que comunicar ambas capitales en menos de tres horas atravesando territorio extremeño.

Además de facilitar la llegada de turistas a la región, el trazado permitiría a las empresas locales llevar su carga por vía férrea desde Badajoz hasta el puerto luso de Sines para, desde ahí, exportarla por vía marítima a Europa del Norte, África y América.

El proyecto lanzado en 2003 durante una cumbre hispano-portuguesa tendría que haberse concretado entre 2010 y 2013, pero la crisis ha retrasado las obras a ambos lados de la frontera. Portugal llegó incluso a suspenderlo en 2011 como parte del programa de ajustes al que se comprometió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la UE. 

El proyecto forma parte del AVE entre Madrid y Lisboa, que el Gobierno luso suspendió en 2011

Hace poco, sin embargo, el Gobierno de Passos Coelho ha aprovechado la incipiente recuperación de sus finanzas para retomar el proyecto.

Así, ha incluido la construcción de una línea de mercancías y pasajeros entre Sines y Caya, en la frontera con Badajoz, entre sus 30 proyectos de infraestructura prioritarios para los próximos cinco años. Lisboa invertirá en esta conexión unos 1.000 millones de euros hasta 2020, aunque todavía no hay nada licitado.

Pese a que también ha sufrido retrasos, la parte española del trazado está más avanzada. El Gobierno lleva invertidos 783 millones de euros en obras del AVE extremeño ya ejecutadas, a los que este año se sumarán otros 175 millones.

En los últimos 12 meses, además, se han adjudicado contratos por 600 millones para obras como el balastro sobre el que se colocarán las traviesas, el carril entre Badajoz y Plasencia y las traviesas polivalentes entre Mérida y Badajoz.

“Si sumamos todos estos números, tenemos que a finales de 2015 estarán ejecutados 1.500 millones en esta obra. Si esto no es suficiente para convencer a Portugal de que la conexión entre Sines y Badajoz tiene sentido, es que los ibéricos no hacemos bien las cosas”, dice Víctor del Moral, consejero de Fomento de la Junta de Extremadura.

Pero como bien recordó Manuel Lamego, administrador de la concesionaria portuguesa de autopistas Brisa, hasta que las conexiones ferroviarias se concreten, el camión seguirá siendo el medio dominante para el intercambio de mercancías entre ambos países, por lo que no vale descuidar las inversiones en carreteras. “El 75% del comercio entre España y Portugal se realiza por carretera”, precisó.

Desde el Ministerio de Fomento apuntan que muchas de las conexiones terrestres entre ambos países dependen de puentes, ya que es bastante común que la frontera natural entre los dos territorios sean cauces de ríos.

En ese sentido, destacan que recientemente se ha rehabilitado el puente antiguo de ferrocarril y carretera entre Tuy y Valença do Miño, sobre el río Miño, con una inversión de 4,9 millones realizada por Portugal y de la que España asumió el 50% del coste.

Además, dentro de poco se rehabilitará también el puente sobre el río Guadiana entre Ayamonte y Vila Real de San Antonio, por 14,7 millones, coste que será sufragado a partes iguales por ambos Estados.