Suiza votará el 30 de noviembre

Un referéndum para decidir la política del banco central

Lingotes de oro en una imagen de archivo
Lingotes de oro en una imagen de archivo

La asentada tradición de democracia directa en Suiza no escapa a ningún ámbito ya sea político, social o económico. Los ciudadanos del país helvético decidirán el próximo 30 de noviembre en referéndum si obligan a su banco central a dejar de vender oro, a repatriar los lingotes que guarda en el extranjero y a elevar como mínimo hasta el 20% sus reservas en este metal. La consulta parte de una iniciativa del nacionalista Partido Pueblo Suizo (SVP), que reunió 100.000 firmas en abril de 2013 para forzar el referéndum.

Tanto el Gobierno suizo como su banco central (SNB) se oponen a la propuesta, cuya posibilidad de éxito es baja, aunque no descartable en opinión de los expertos consultados. La agrupación“Salvemos nuestro oro suizo” lidera la campaña del sí en este referéndum que, en caso de triunfar, podría tener implicaciones en el precio de este metal precioso y en la política del banco central del país helvético. Una iniciativa ciudadana que no es exclusiva de Suiza, pues también enAlemania existe un movimiento llamado ”Repatriemos nuestro oro” con similares intenciones.

Martin Arnold, analista de ETF Securities, explica que “dado el potencial impacto que el referéndum suizo podría tener sobre el precio del oro, no es algo que los inversores deberían ignorar”. Este experto recuerda que, si triunfa la propuesta, “el Banco CentralSuizo necesitaría comprar al menos 1.500 toneladas de oro a los precios actuales, lo que equivale al 35% del suministro anual de oro y en torno al 50% de su producción”.

El éxito del referéndum, por tanto, podría disparar el precio del oro, ya que el Banco Central suizo se vería obligado a elevar al 20% sus reservas en este metal precioso, cuando actualmente estas no alcanzan el 8%. El precio de un lingote de oro es actualmente de 1.224 dólares, un 11% por debajo de sus máximos anuales de marzo.

Enrique Díaz-Alvarez, director de Estrategia de Ebury, coincide en la idea de que el precio del metal precioso aumentaría notablemente en caso de que triunfe el sí en el referéndum pero matiza que “el impacto sobre el precio dependería mucho del tiempo dado al banco central para realizar las compras”. Por su parte Matthew Michael, gestor de producto del equipo de Materias Primas de Schroders, recuerda que “las compras de oro por parte de los bancos centrales llevan 14 trimestres al alza y es una tendencia general que continuará”.

La petición de elevar hasta un 20% la parte del balance del SNB en oro es una de las tres partes de la consulta, que también obligaría a repatriar todos los lingotes que el organismo guarda en el extranjero (una práctica habitual entre los bancos centrales por cuestión de logística y seguridad) y también le impediría seguir vendiendo oro. José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi para España, considera que esta medida es una combinación de factores logísticos, de seguridad y de diversificación de riesgos.Este experto aporta otro posible efecto del sí en el referéndum: “sobre el balance del organismo, significa que el Banco CentralSuizo debería reducir exposición a otros activos como sería el euro”, destaca.

Thomas Jordan, presidente del SNB, se opone a la propuesta porque entiende que no garantizaría la estabilidad de precios y limitaría la libertad de acción del organismo. En 2011, el banco central del país helvético decidió intervenir en el mercado para mantener artificilamente al franco suizo en el entorno de las 1,2 unidades en su cambio contra el euro, para evitar así una apreciación excesiva de su divisa que dañaría la competitividad del país.

Los partidarios del no en el referéndum creen que se reduciría el margen de actuación del SNB para mantener el tipo de cambio. Díaz-Alvarez, sin embargo, no lo cree así porque “el banco central ha dejado muy clara su intención de defender este nivel y que está dispuesto a comprar divisas en cantidades ilimitadas para ello”. Hasta ahora, señala, los mercados no han querido combatir al SNB y la amenaza ha sido suficiente, ya que el banco central lleva tiempo sin intervenir en el mercado de divisas.

Las reservas de oro de otros países han sido también noticia recientemente. En el mes de junio, el Gobierno de Ecuador entregó 644.000 onzas de oro (la mitad de sus reservas) a cambio de un préstamo de 580 millones de dólares (unos 458 millones de euros) de Goldman Sachs. El banco estadounidense puso como condición el préstamo de esta cantidad del metal precioso, que será custodiada en cámaras seguras en_Estados Unidos.

También en aquel país, en concreto en la fortaleza estadounidense de Fort Knox, conserva Alemania buena parte de sus reservas de oro. A comienzos del año pasado, el Bundesbank decidió repatriar parte del oro que guardaba en Francia y en EE UU. En junio, según cita la agencia Bloomberg, el Gobierno alemán desistió de la idea de repatriar el oro que conserva en Estados Unidos, aunque mantuvo sus planes respecto a Francia.