CC OO y CGT confían en que no habrá despidos

ACS y Ferrovial se ganan a la mayoría sindical en las basuras de Madrid

La plantilla, hasta ahora dependiente de FCC, asciende a 1.500 trabajadores

Flota de camniones de la basura de FCC para el servicio en Madrid.
Flota de camniones de la basura de FCC para el servicio en Madrid.

Los sindicatos CC OO y CGT, mayoría en la representación de la plantilla de recogida de basuras en los 14 distritos de la periferia de Madrid, confían en que la nueva adjudicataria del contrato, el consorcio formado por Urbaser (ACS) y Cespa (Ferrovial), va a mantener el empleo cuando tome las riendas del servicio el 1 de noviembre. UGT se muestra insatisfecha con las promesas de los nuevos jefes.

Días atrás los sindicatos expresaron sus exigencias para que la transición entre concesionarias fuera tranquila, y la principal era que no hubiera ajustes. FCC sigue al frente del servicio tras 12 años de contrato y un mes de prórroga forzada por el Ayuntamiento; ACS y Ferrovial, actuando en unión temporal de empresas, tomarán el relevo en noviembre.

Escuchada la solicitud de mantenimiento de empleo, ayer se celebró una reunión en la que Fernando Gatell, gerente de la UTE y directivo de Cespa, traslado la oferta de la adjudicataria a los comités de empresa de los distintos distritos: “Con una finalidad continuista es voluntad de esta UTE el garantizar el principio de mantenimiento y estabilidad en el empleo procediendo a la subrogación laboral del personal publicado en el Pliego de Condiciones con el respeto de todos los derechos y obligaciones consolidados tanto desde su perspectiva individual como colectiva”, cita la carta. Los representantes de CC OO y CGT la firmaron mientras los de UGT no dieron su conformidad.

Tal y como avanzó CincoDías, la oferta pasa por conservar una plantilla de unos 1.500 trabajadores. Fuentes cercanas al encuentro aseguran que la tensión fue alta durante la reunión, acabando con enfrentamiento entre trabajadores ya en la calle.

ACS y Ferrovial ofertaron un 11% por debajo de los 83,3 millones calculados por el Ayuntamiento de Madrid para la recogida de basuras durante 13 meses. Para entonces habrá finalizado también el contrato que rige la gestión de los residuos en los siete distritos del centro. La intención del Ayuntamiento es reunir centro y periferia en un macrocontrato que sería licitado a finales de 2015. Para ACS y Ferrovial era clave entrar en el servicio para conocerlo y poder ofertar con fundamento en ese proceso.

Las empresas pidieron ayer a los sindicatos y a la plantilla su colaboración “para la puesta en marcha de este nuevo proyecto que estamos seguros será ejemplar y satisfactorio para las partes implicadas, la ciudad de Madrid, sus ciudadanos y visitantes”, reclamaban las empresas en el documento.