Los procesos concursales caen a la mitad en 2014

Cuando una empresa, en un momento dado, tiene problemas de liquidez para hacer frente a pagos o deudas, se dice que esa compañía está en quiebra. Cuando el patrimonio del deudor (la empresa o el empresario) es inferior al conjunto de las deudas, se declara un proceso concursal. Este proceso consiste en la búsqueda de una solución para afrontar las obligaciones pendientes de pago de la empresa deudora mediante un convenio o la liquidación de sus activos. Es un proceso supervisado por un Juez y el nombramiento de una Administración concursal. Este tipo de procesos han tenido que ponerse en marcha durante la crisis de forma frecuente. Empresas que no han sido capaces de asumir los pagos pendientes y han tenido que declararse en concurso. Ahora los datos ponen de manifiesto que las compañías en España están estabilizándose.

Según el Índice de estadísticas concursales, los procesos concursales en España han descendido un 49,70 % en lo que va de año. En el pasado 2013 hubo un total de 9.103 empresas que tuvieron que salir a concurso mientras que este año, a falta de contabilizar el último trimestre, el número ha descendido considerablemente: 4.579. Aún si contamos con los datos de 2013, entre los meses de octubre, noviembre y diciembre se pusieron en marcha 2.140 procesos concursales, lo que, sumado a los 4.579 que llevamos en la actualidad, seguirían muy por debajo de las cifras del pasado ejercicio. Estos datos son síntoma de la recuperación de las empresas en España. No sólo se han creado nuevas compañías y se ha incrementado el número de autónomos, sino que también las empresas que ya existían están estabilizándose y reforzando su situación y la de sus empleados.

Melilla, Baleares y Extremadura, los mejores resultados

Por Comunidades Autónomas, Melilla es la que ha reducido en un 100% sus procesos consursales, pero el dato no es significativo si tenemos el cuenta que el tejido empresarial en Melilla es bastante escaso. De hecho el cambio ha sido de 1 empresa a ninguna. Pero en el resto de regiones la reducción es bastante significativa. En las islas Baleares las empresas que han tenido que salir a concurso se han reducido en casi un 74% y en Extremadura más de un 60%.

El gran tejido empresarial en España, tanto en lo que a número de empresas se refiere, como a al número de trabajadores que tienen, está en Madrid y Barcelona y en ambas ciudades se han registrado buenos datos, con un descenso del 51,89% y 46,43%, respectivamente.