Editorial

Carteras para cerrar bien el año

El elevado nivel de tensión con que el mercado ha comenzado el cuarto trimestre no anula las buenas perspectivas previstas por los expertos para la Bolsa este año. A las incertidumbres geopolíticas se han sumado la confirmación del lento crecimiento europeo, una persistente ausencia de inflación y una muy criticable inoperancia en las autoridades de algunas de las economías más importantes de la zona euro, que restan eficacia a las medidas del BCE para estimular la actividad. El escenario de volatilidad creciente en los mercados obliga a los inversores a afinar sus apuestas bursátiles para completar el año. Los expertos, a la búsqueda de las carteras óptimas con que cerrar lo más positivamente el ejercicio, apuestan claramente por las empresas del Ibex, pero en las carteras ideales también aparecen empresas industriales del mercado continuo. El sector bancario, por su lado, está pendiente de los test de estrés, este mismo mes, aunque las casas de análisis confían en que los bancos españoles sacarán buena nota sin problemas. Tras un largo, complejo y doloroso proceso de ajuste, cercano a la cirugía en muchos casos, la economía española ha ganado posiciones como objetivo de inversión, opas incluidas, y más en un entorno de tipos bajos. Sobresaltos puntuales aparte, eso debe reflejarse con nitidez en la renta variable.